12 de mayo de 2006

Argentina.- El Gobierno argentino desmiente haber forzado a Repsol YPF a vender sus activos

BUENOS AIRES, 12 May. (Del corresponsal de Europa Press Rafael Saralegui) -

El Gobierno argentino desmintió hoy que haya forzado a la empresa hispano argentina Repsol YPF a vender el 51 por ciento de las acciones de la compañía en un intento por renacionalizar la empresa, que fue privatizada en la década de los noventa.

En declaraciones a la emisora local 'Radio 10' recogidas por Europa Press, el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, afirmó que "bajo ningún aspecto" han forzado a Repsol ni a ninguna compañía a vender sus activos. "Tampoco hicimos una oferta. Si ellos lo quieren hacer, es por voluntad propia", añadió.

"Estamos trabajando con las autoridades de Repsol para que lleguen más inversiones", explicó el ministro al desmentir una información en ese sentido difundida hoy por la agencia de noticias internacional Blumberg.

Esta información señalaba, a partir de una supuesta fuente anónima del Gobierno argentino, que Repsol YPF "debe vender una mayoría del paquete accionario rápidamente y a un precio limpio".

RUMORES DE "RENACIONALIZAR" LA COMPAÑÍA

Después del anuncio hecho ayer en Madrid por el presidente de Repsol YPF, Antonio Brufau, en el que aseguraba que la empresa está dispuesta a proponer la venta de un 15 o un 20 por ciento de sus acciones, aumentaron los rumores sobre la supuesta intención del Ejecutivo de "renacionalizar" la empresa.

Se especula con que el presidente, Néstor Kirchner, aprovechará el acto que se está organizando para el proximo 25 de mayo, que coincide con un nuevo aniversario de la Revolución de Mayo y con el tercer año de su Gobierno, para realizar un anuncio en ese sentido.

En un comunicado, Repsol YPF también negó "haber recibido indicación alguna sobre una supuesta adquisición del 51 por ciento del capital de YPF" de parte de la administración Kirchner, con la que --según aclara-- "mantiene una relación fluida".

"Repsol YPF lamenta que se puedan difundir informaciones que, no siendo veraces, pretendan o puedan ocasionar perjuicios para el correcto funcionamiento del mercado de valores o para la buena marcha de las compañías", concluye el comunicado.