21 de mayo de 2007

Argentina.- El gobierno argentino interviene el Ente Nacional de Regulación del Gas por el escándalo del caso Skanska

BUENOS AIRES, 21 May. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El gobierno argentino decidió intervenir el Ente Nacional de Regulación del Gas (ENARGAS) involucrado en un caso en el que se investiga el supuesto pago de sobornos por parte de la empresa Skanska para que se le adjudicara la obra para ampliar un gasoducto.

El jefe de gabinete, Alberto Fernández, acompañado por el ministro de Planificación Federal, Julio de Vido, realizó esta mañana el anuncio de la intervención por 180 días del organismo, durante una rueda de prensa en la Casa Rosada, sede del Ejecutivo.

El presidente argentino, Néstor Kirchner, designó como interventor del ENARGAS, a Juan Carlos Pezoa, hasta hoy vicejefe del gabinete nacional, para reemplazar a Fulvio Madaro, quien fue cesado de su cargo la semana pasada después de que fuera llamado a prestar declaración indagatoria como sospechoso.

El llamado Caso Skanska se convirtió en un dolor de cabeza para el Gobierno que originalmente había dicho que se trataba de un problema "entre privados". La semana pasada Kirchner también echó de su cargo a Néstor Ulloa, titular de Nación Fideicomisos, el organismo que depende del oficial Banco Nación, y que administra los fondos para ampliar el gasoducto.

La filial local de la empresa sueca Skanska admitió que pagó sobornos para que le adjudicaran la obra de ampliación del gasoducto norte. La contratación la realizó la empresa TGN, que administra el gasoducto, pero los controles fueron realizados por el ENARGAS.

El jefe de gabinete dijo a la prensa dijo que "el presidente ha confiado en él la tarea de trabajar" para garantizar "la mas absoluta" transparencia en el organismo "para que todos los argentinos estemos seguros del funcionamiento de este organismo".

"Además reiterar la obligación de colaborar para esclarecer los temas que son de dominio público y el compromiso del gobierno de lograr este objetivo", añadió el jefe de todos los ministros, quien mantiene una tensa relación con De Vido, jefe del depuesto Madaro.