7 de noviembre de 2007

Argentina.- El gobierno aumenta los impuestos a las exportaciones de cereal y aceite para contener los precios internos

BUENOS AIRES, 7 Nov. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El ministro de Economía argentino, Miguel Peirano, anunció hoy una subida en los impuestos a las exportaciones de granos y aceites, una medida que le permitirá al gobierno aumentar en 1.500 millones de dólares (1.022 millones de euros) la recaudación de impuestos y contener los precios del mercado interno.

El anuncio fue realizado esta mañana en una rueda de prensa en la Casa Rosada, sede del Ejecutivo, encabezada por Peirano y el jefe de gabinete de ministros, Alberto Fernández, dos funcionarios que probablemente permanezcan en el gobierno de la presidenta electa Cristina Fernández.

Según se anunció, los impuestos a las exportaciones, llamados retenciones, pasarán de 20 a 28 por ciento en el trigo; de 20 a 25 por ciento en el maíz y de de 27,5 a 35 por ciento en el caso de la soja. Los aceites tendrán un impuesto de entre 8 y 10 puntos, según las categorías.

Aunque Peirano no quiso precisar cuánto podrá recaudar el gobierno por el incremento de las retenciones, dirigentes agropecuarios dijeron que el gobierno del presidente Néstor Kirchner lograría 1.500 millones de dólares (1.022 millones de euros) adicionales.

El jefe de Gabinete explicó que "ha sido política de este Gobierno preservar los precios internos frente a la suba constante de los precios internacionales de los cereales", que tuvieron un fuerte incremento en los últimos meses.

Según Fernández el aumento de las retenciones son "para que los argentinos no paguemos la bonanza que los precios internacionales están permitiendo sobre este tipo de productos".

Fernández subrayó que las retenciones "son un mecanismo redistributivo importante que permite que aquel que produce en pesos y vende en dólares coparticipe con su comunidad las utilidades que tiene y que los precios internacionales no afecten el mercado interno".

El jefe de los ministros sostuvo estas medidas "preservan la posibilidad de que la gente en la Argentina tenga el poder adquisitivo para adquirir los bienes en función de los precios y estructura de costos internos y no verse influidas" por las subidas de los precios internacionales "de commodities tan significativa como han existido en los últimos meses".