13 de julio de 2006

Argentina.- El Gobierno avanza en la aprobación de la polémica ley que dará "superpoderes" al jefe del Gabinete

BUENOS AIRES, 13 Jul. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El oficialista Frente para la Victoria logró esta madrugada darle media sanción en la Cámara de Senadores a la polémica ley por la que se le otorgarán "superpoderes" al jefe del Gabinete argentino, Alberto Fernández, o facultades excepcionales permanentes para poder reasignar partidas presupuestarias.

El proyecto que modifica la ley de Administración Financiera fue aprobada con 37 votos de los peronistas del Frente para la Victoria, mientras que tuvo seis votos en contra de legisladores de partidos provinciales y del socialismo. Los senadores del radicalismo se retiraron del recinto antes de la votación.

Para que el proyecto enviado por el Gobierno al Congreso sea aprobado debe ser sancionado por la Cámara de Diputados, dado que el oficialismo tiene mayoría, para que luego sea promulgado por el presidente del país, Néstor Kirchner.

Hasta ahora, cada año se otorgaba al jefe de gabinete una dispensa para poder reasignar gastos del presupuesto. Sin embargo, el proyecto que está a punto de ser aprobado le otorgaría al jefe de gabinete el uso de esas facultades excepcionales de forma permanente.

La senadora Cristina Fernández, esposa del presidente Kirchner, fue la principal defensora de esta iniciativa, tal y como lo hizo la semana pasada, cuando se votó la ley que reglamenta el uso de los decretos de necesidad y urgencia, también cuestionado por la oposición.

De aprobarse finalmente el proyecto de los "superpoderes" el jefe de gabinete podrá cambiar el uso de los recursos ante situaciones excepcionales y volcar gastos corrientes por encima de los límites actuales, hasta un tercio del presupuesto, según la oposición.

"Los verdaderos superpoderes eran los que se le dio a (Domingo) Cavallo en la gestión de la Alianza", dijo la senadora Fernández de Kirchner al comienzo de un discurso cargado de críticas contra la oposición, en especial a los legisladores radicales.

"Esto es una transgresión a la Constitución Nacional", replicó el senador radical Gerardo Morales, quien añadió: "la experiencia, los errores del pasado, nos tienen que ayudar a no repetir lo mismo. Con los superpoderes, así nos fue".