29 de noviembre de 2007

Argentina.- El jefe de gabinete defendió la política de derechos humanos de Kirchner

BUENOS AIRES, 29 Nov. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, defendio la gestión del presidente Néstor Kirchner, al señalar que "después de mucho tiempo, tenemos un presidente que hizo lo que prometió", al presentar su último informe en la Cámara de Diputados, antes de que asumir el mismo cargo en el gobierno de Cristina Fernández.

El jefe de los ministros afirmó estar "orgulloso" de haber acompañado a Kirchner en su mandato y destacó que uno de los logros de la gestión fue haber "sometido a los genocidas a los procesos propios de cualquier ciudadano" y que ahora "están rindiendo cuentas de los atroces delitos que han cometido".

Fernández dijo que "no hemos alterado procedimientos ni el derecho de defensa" y ahora "allí los genocidas que hasta el 24 de mayo (de 2003) caminaban libremente el país hoy están rindiendo cuentas por los atroces delitos que cometieron", al destacar la política de Derechos Humanos del gobierno argentino durante los últimos cuatro años.

El jefe de Gabinete dijo dijo también que el gobierno argentino hizo todos los esfuerzos posibles para para encontrar una "salida dialogada" a la controversia por la planta de celulosa de la empresa Botnia, pero señaló que "nuestro esfuerzo se cae por la borda cuando uno ve la conducta permanente de Uruguay que es una política de hechos consumados".

Dijo también que los ecologistas que cortan el puente que une las ciudades de Gualeguaychú y Fray Bentos "no son piqueteros" sino "vecinos preocupados por el medio ambiente y la vida de sus hijos, es una comunidad que reaccionado y no son demandantes políticos que cortan rutas solamente".

El jefe de los ministros defendió además el uso de los llamados 'superpoderes', que le permiten reasignar partidas presupuestarias, y consideró que "en ningún caso se alteró más del tres por ciento" del presupuesto.

"Si hubiéramos sometido el debate al Congreso todavía estaríamos discutiendo cómo distribuirlo", dijo Fernández, e insistió que el gobierno "nunca ha hecho un uso discrecional" de las facultades extraordinarias y "el Congreso siempre ha podido controlarlas".