19 de noviembre de 2009

Argentina.- El juez del caso de las escuchas ilegales asegura que no está "previsto" citar al alcalde de Buenos Aires

Macri comparecerá antes los medios este jueves para dar explicaciones

BUENOS AIRES, 19 Nov. (EUROPA PRESS) -

El juez federal argentino que instruye el caso de las escuchas ilegales, Norberto Oyarbide, aseguró este jueves que no está "prevista" la citación judicial "en este momento" del jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, al que el Gobierno de la presidenta, Cristina Fernández, sitúa como el máximo responsable de las escuchas al margen de la ley.

"No está en este momento prevista esa situación", explicó el magistrado en declaraciones a la prensa a la salida de su domicilio, informó la agencia Télam.

El gobernador porteño tiene previsto ofrecer una rueda de prensa a su llegada al país tras visitar España para dar explicaciones del caso, algo que el Gobierno considera insuficiente al considerarle el máximo responsable de las escuchas ilegales en Buenos Aires.

En declaraciones a la emisora FM Milenium, el jefe de Gabinete de la presidenta, Cristina Fernández, Aníbal Fernández, aseguró que Macri "es el responsable número uno" de los casos de espionaje en la capital y recalcó que "por mucho menos Richard Nixon renunció al gobierno de los Estados Unidos", en alusión directa el caso Watergate.

"Lo que Macri está haciendo es una vergüenza porque el único responsable es él. Ni (el ministro de Seguridad Guillermo) Montenegro ni su segundo tienen idea de lo que se hacía. Este es un tema entre Fino Palacios y Macri", aseguró. Las escuchas, dijo, "se manejaban entre Palacios y Macri, directamente, trabajando con una suerte de PYME".

Además, el jefe de Gabinete de la mandataria lamentó que el Gobierno porteño todavía está hablando de crear una Policía Metropolitana cuyos "dos jefes ya fueron echados sin haberla puesto en funcionamiento". "Uno de ellos está preso y al otro lo echaron, pero no tengo duda que a corto plazo va a estar procesado", aseguró en alusión a Jorge Palacios y Osvaldo Chamorro, respectivamente.

El magistrado Oyarbide adelantó este jueves que "la próxima semana" resolverá la situación procesal del ex subjefe de la Policía Metropolitana Chamorro sin querer precisar si será detenido o no. Chamorro fue expulsado del cuerpo tras el hallazgo en su ordenador de datos de legisladores y funcionarios.

En el caso del ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge "Fino" Palacios, que este miércoles se declaró "inocente" durante su interrogatorio ante la Fiscalía que avaló su encarcelamiento, el magistrado admitió que éste "no ha respondido a demasiadas preguntas" y sólo "remitió a una declaración que había hecho antes de quedar detenido".

Palacios, quien negó todas las acusaciones en su contra por el espionaje ilegal a Sergio Burstein, familiar de víctimas del atentado contra la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) en 1994, fue recluido en el mismo pabellón destinado a las fuerzas de seguridad en la que está preso el espía.

La intervención telefónica a Sergio Burstein, uno de los críticos con la designación de Palacios al frente de la Policía de Buenos Aires, se habría producido cuando "Burstein reclamaba su procesamiento por encubrimiento en la investigación del atentado terrorista, medida que se concretó pocos días después", dictaminó el fiscal del caso.

Según la acusación, 'Fino' "introdujo el número de teléfono móvil de Burstein en una causa" sobre un homicidio en un juzgado, lo que habría posibilitado las escuchas.

En referencia a la relación que mantenía con Ciro James, 'Fino' aseguró este miércoles que "fue una relación de superior a subalterno a raíz de un operativo muy importante de secuestro de armas donde intervino James".

El magistrado Oyarbide explicó que Palacios aseguró que tuvo "cierto contacto" con el espía y ex agente de la Policía Federal Ciro James y que "solicitaría una ampliación de su declaración indagatoria", según adelantó en este caso el abogado de la defensa.

El escándalo salió a la luz pública el mes pasado después que se destapase las presuntas escuchas que Palacios habría ordenado sobre familiares de víctimas del atentado de 1994 contra la Asociación Mutual Israelí (AMIA) en el que murieron 85 personas.