19 de julio de 2006

Argentina.- Kirchner responde a las críticas por el atentado contra la AMIA

BUENOS AIRES, 19 Jul. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El presidente de Argentina, Néstor Kirchner, respondió hoy a las críticas que recibió ayer durante el acto celebrado con motivo del 12 aniversario del atentado contra la sede de la mutal judía AMIA, en el que murieron 85 personas. "Yo no me ato las manos ante ninguna impunidad", afirmó.

Al hablar durante un acto en la localidad de Beccar, Kirchner dijo que "los argentinos deben saber, todos, que la causa de la AMIA estuvo muchos años entretenida con un juicio", que después de tres años absolvió a un grupo de policías que estaban acusados de integrar la llamada conexión local del ataque.

Durante el acto de ayer, los dirigentes de la colectividad judía le pidieron a Kirchner que se declarara el atentado como crimen de lesa humanidad para que la investigación no prescriba en la Justicia, además de pedir mayor apoyo del Gobierno para criticar a Hezbolá por su presunta autoría en el ataque.

"Cristina (su esposa) dijo que ese juicio era para entretener y no para llegar a la verdad. Ellos (por la comunidad judía) no escucharon lo que Cristina decía en la comisión bicameral. Los que siguieron ese juicio, el querer seguir con ese juicio sirvió para entretener, para que pase el tiempo y se tapen las pruebas", dijo Kirchner.

El representante de las familias de víctimas Luis Czyzcewsky, que perdió a su hija de 21 años, ayer tomó palabras que Kirchner había pronunciado el 25 de Mayo: "Usted dijo que recuperamos el valor de la memoria y la justicia (...) Si fuera como usted dice no estaríamos hablando de impunidad y falta de esclarecimiento", aseguró.

"Me duele, yo dije eso y es cierto", dijo Kirchner, quien agregó que está tratando de ayudar a las Abuelas de Plaza de Mayo, de que haya justicia y se condenen a los que son terroristas de Estado. "No soy mandrake, soy un tipo honesto y les puedo decir de corazón que no me ato las manos ante ninguna impunidad", añadió.

"Acepto con caridad cristiana críticas que considero injustas. No puedo encontrar lo que pasó totalmente hace 30 años como no lo podemos hacer ahora, porque se trabajó para borrar pruebas. Dejemos de imputar a los que no tenemos y vayamos a las cuevas a buscar a los que tienen responsabilidad", concluyó el presidente argentino.