7 de octubre de 2006

Argentina.- Miles de personas se manifiestan en Buenos Aires para por la exigir la aparición de un testigo desaparecido

BUENOS AIRES, 7 Oct. (EP/AP) -

Convocadas por grupos de derechos humanos, miles de personas marcharon el viernes en Buenos Aires para exigir la aparición de un testigo clave en el juicio a un represor de la última dictadura, cuyo paradero desconocido mantiene en vilo al país desde hace 19 días.

Encabezados por las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo, los manifestantes reclamaron la "aparición con vida" de Jorge Julio López, un albañil de 77 años que durante la dictadura fue detenido y torturado en una comisaría de la provincia de Buenos Aires.

Fundiéndose en un aplauso y alzando pancartas y banderas con la leyenda "Buscamos verdad, buscamos justicia, buscamos a Julio", más de 12.000 personas marcharon hacia la Plaza de Mayo, ubicada frente a la casa del Gobierno.

"No tenemos miedo, la justicia va a continuar", dijo Tati Almeyda, miembro de las Madres de la Plaza de Mayo Línea Fundadora, con los puños cerrados en alto.

López, cuyo testimonio fue clave en el juicio que dos semanas atrás culminó con la condena a cadena perpetua del ex subjefe de la policía provincial Miguel Etchecolatz, desapareció el domingo 17 de septiembre sin dejar rastro.

El Gobierno y los organismos de derechos humanos no descartan que haya sido secuestrado por ex miembros del aparato represivo para atemorizar a los testigos de los aproximadamente 900 juicios contra ex militares y policías que comenzarán en los próximos meses. "Para los que de sangre salpicaron la patria, pido castigo", leyó el actor Daniel Fanego, la estrofa de un poema.

CAMPAÑA DE BÚSQUEDA DEL GOBIERNO

El gobierno ha organizado una intensa campaña de búsqueda a través de publicidades en televisión, radio y mensajes telefónicos. Pese a la difusión del rostro de López, cuya fotografía empapela las calles y es reproducida por todos los medios de comunicación, la policía no ha logrado dar con su paradero.

La desaparición de López es también interpretada como un mensaje al Gobierno de Néstor Kirchner, que desde la restauración democrática en 1983 ha sido el más contundente en el repudio a la dictadura y ha hecho de la defensa de los derechos humanos una cuestión de Estado.

Fue a instancias del Gobierno nacional que el Congreso derogó en 2005 dos leyes de amnistía sancionadas en la década de 1980 que permitieron a ex militares y policías eludir la acción de la justicia.

Ambas normas fueron luego declaradas inconstitucionales por la Corte Suprema, lo que permitió la reapertura de varias causas judiciales por violaciones a los derechos humanos durante el régimen de facto de 1976 a 1983.

Varios ministros del gobierno nacional participaron de la marcha. En tanto, Kirchner, de visita en la provincia sureña de Chubut, envió un mensaje de adhesión.

"Quiero decirles a las Madres y Abuelas de Plaza de Mayo que en la marcha que hacen hoy por la aparición de este amigo y compañero López las estamos acompañando", dijo el mandatario. "En la Argentina no hay impunidad y hay memoria".