6 de julio de 2007

Argentina.- La ministria Miceli no explica el hallazgo de una bolsa con dinero en su baño privado

BUENOS AIRES, 6 Jul. (del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

La ministra de Economía, Felisa Miceli, se negó a dar explicaciones sobre el hallazgo de una una bolsa con dinero en el baño privado del Ministerio, un hecho que ha provocado una crisis en el Gobierno, mientras crecen los rumores sobre su renuncia, en medio de la campaña electoral.

"En el momento en que se considere conveniente diré lo que tengo que decir", dijo Miceli en la noche del jueves cuando fue preguntada por los periodistas tras una rueda de prensa para anunciar una serie de inversiones.

Según informó el diario 'Perfil', una bolsa de papel madera con 100.000 pesos y 31.670 dólares (unos 47.000 euros en total) fue encontrada en el baño de su despacho tras una revisión de rutina realizada en el edificio por la Brigada de Explosivos de la Policía Federal.

El portavoz de la ministra sostuvo que ese dinero era para realizar una operación inmobiliaria, que luego se frustró. Esa fue la explicación que también sostuvo el jefe de gabinete, Alberto Fernández, cuando fue consultado por la prensa local.

"Según Felisa Miceli, me explica que esa es una operación inmobiliaria que ella tenía prevista hacer, que todo ese dinero está declarado en sus declaraciones de rentas y en las declaraciones ante la Oficina Anticorrupción. Que ella va a explicar el origen y el destino de esos fondos ante quien se lo requiera, sin ningún problema", dijo Fernández.

La ministra fue convocada ayer por el presidente, Néstor Kirchner, para que le diera explicaciones sobre el insólito hallazgo, informa hoy el diario 'Clarín'. El caso adquiere más resonancia debido a que se produce recién comenzada la campaña presidencial para los comicios de octubre.

Miceli fue denunciada inicialmente por el Fiscal Nacional de investigaciones Administrativas, Manuel Garrido, y luego el fiscal federal, Guillermo Marjuan, también puso en marcha una investigación penal.

Funcionarios del Gobierno de Kirchner también fueron acusados de actos de corrupción en el llamado Caso Skanska, en el que se investiga el pago de sobornos para la contratación de la ampliación de un gasoducto por parte de esa empresa sueca.