11 de enero de 2008

Argentina.- El ministro de Justicia argentino dice que la muerte en prisión del ex represor Febres "fue un asesinato"

BUENOS AIRES, 11 Ene. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Justicia de Argentina, Aníbal Fernández, sostuvo hoy que la muerte en prisión del ex represor Héctor Febres "no fue un suicidio" sino que fue "un asesinato", por lo que "hay que seguir investigando".

Fernández lamentó la muerte de Febres, quien la noche de su fallecimiento había cenado en su celda con su mujer y su hijo y que a la mañana siguiente amaneció muerto, porque podría haber aportado "muchos datos esclarecedores" sobre el secuestro de menores a sus padres durante la época de la dictadura.

"Lo de Febres no fue suicidio sino un asesinato. Por eso, hay que seguir investigando y buscar la verdad", señaló el ministro en la revista argentina 'Veintitrés' sobre la muerte del ex represor, de 65 años de edad, quien murió mientras cumplía prisión preventiva en la Prefectura Naval de 'El Tigre' sólo cuatro días antes de que se le dictara sentencia por secuestros, torturas y homicidios de detenidos ilegalmente durante la dictadura (1976-1983) en cárceles clandestinas que funcionaron en la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA).

Esa misma semana iba a conocerse el fallo del Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº 5 (TOF5), después de que el fiscal del juicio y abogados querellantes pidieran que fuera condenado a prisión perpetua por crímenes de lesa humanidad.

En cuanto al lugar de detención de los represores y procesados militares por delitos cometidos, Fernández consideró que "las fuerzas de seguridad no son para tener detenidos ni su personal está capacitado para ello".