13 de abril de 2016

El oficialismo llama "actriz nacional" a Fernández de Kirchner por su "ridículo show" ante el juez

El oficialismo llama "actriz nacional" a Fernández de Kirchner por su "ridículo show" ante el juez
FACEBOOK

BUENOS AIRES, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El oficialismo ha criticado el "ridículo show" de la ex presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner --a la que ha tildado de "actriz nacional"-- por su comparecencia de este miércoles ante el juez Claudio Bonadío tras ser imputada en el caso dólar futuro.

   "Terminó el ridículo show de la actriz nacional", ha dicho en Facebook la diputada oficialista Elisa Carrió, un influyente miembro de la base aliada del Gobierno en el Congreso que fue clave para catapultar a Mauricio Macri hacia la Presidencia.

   Carrió ha cargado contra Fernández de Kirchner por presentar un escrito en lugar de responder de viva voz a la preguntas de Bonadío. "Dice que no la van a callar, pero ante la Justicia no habló", ha lamentado.

   'Lilita', como se la conoce popularmente, ha considerado "bueno" que la "foto ridícula" que la ex mandataria ha proporcionado a la prensa al pronunciar un discurso dirigido a sus simpatizantes en un escenario montado 'ex profeso' a las puertas del juzgado "recorra el mundo". "Que sepan de la violencia que nos liberamos", ha apostillado.

   Para Carrió, los hechos de este miércoles dejan "dos buenas noticias". "Que ya podemos caminar por el mundo sin ser embargados" y "que ya pueden venir inversiones para dar trabajo a nuestra gente", mientras "por otro lado continúan las investigaciones sobre las ladronas y los ladrones que se robaron la nación", ha señalado.

LA LETRA K

   Fernández de Kirchner ha comparecido para recusar a Bonadío por prevaricación y "ejercicio abusivo del poder" y denunciar en su escrito que los "verdaderos motivos" de su imputación son "barrer las conquistas logradas" durante su mandato.

   A su salida del juzgado, ha insistido en la tesis de la campaña política en su contra. "Me pueden citar veinte veces, me pueden meter presa, pero no me pueden callar", ha proclamado. "Si pudieran prohibir la letra K, lo harían", ha añadido.

   El proceso comenzó el año pasado por una denuncia formulada por los entonces diputados opositores Federico Pinedo y Mario Negri por un presunto delito de "fraude contra la administración pública" por las ventas del dólar futuro.

   El objetivo de estas operaciones financieras era asegurar el valor de venta del dólar con varios meses de antelación a un precio ligeramente menor al previsto en los mercados internacionales, de acuerdo con la prensa local.

   A ello hay que sumar que Fernández de Kirchner fue imputada el sábado por un delito de lavado de dinero tras una larga declaración el viernes por parte de Leonardo Fariña, implicado en una causa que investiga también al empresario Lázaro Báez.

   La declaración habría derivado además en la imputación del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido y del financista Ernesto Clarens, clave en el entramado empresarial de los Kirchner, y otras personas cuyo nombre no ha trascendido.

   La causa, conocida como 'La Ruta del Dinero K', está bajo secreto de sumario, pero ha trascendido de la declaración de Fariña que Fernández de Kirchner y antes su marido habían armado una estructura para sacar del país o blanquear en inversiones locales fondos millonarios que, según él, tenían origen ilícito.