2 de marzo de 2014

Critican a Fernández por describir "un país de cuento"

Critican a Fernández por describir "un país de cuento"
REUTERS

BUENOS AIRES, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La oposición argentina ha criticado el discurso que la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, ofreció en la sesión inaugural del curso parlamentario al considerar que describió "un país de cuento" y por no referirse a la inflación, uno de los principales problemas.

   "El discurso de apertura de sesiones ordinarias del Congreso, tuvo mucho de histórico y poco de mirada hacia el futuro", ha escrito el líder del Frente Renovador, Sergio Massa, a través de su cuenta oficial en Twitter.

   En la misma línea se ha expresado el líder de la Unión Cívica Radical (UCR), Ricardo Alfonsín. "¡Que lindo el país que describió Fernández de Kirchner! ¿Alguien sabe dónde queda?", ha dicho en la misma red social.

   Alfonsín ha considerado que, "aunque el mensaje presidencial tuvo aspectos valorables", que no ha mencionado, "en su gran mayoría parecía un cuento de Lewis Carroll, pero aburrido".

   El diputado radical ha lamentado que Fernández de Kirchner "teorizara sobre el pasado y hablara poco del presente de los argentinos". "No hubo lugar para la inflación y la inseguridad. ¿Creen que si no los nombran no existen?", ha planteado.

   El jefe del Frente de Izquierda, Nicolás del Caño, ha denunciado que "fue un discurso de derecha que podría haber hecho (el gobernador de Buenos Aires) Mauricio Macri, y por eso en sus partes más reaccionarias fue aplaudida a rabiar por toda la bancada del Propuesta Republicana (PRO)".

   "La presidenta marcó claramente a sus aliados y a sus enemigos: los grandes empresarios, los dirigentes sindicales que aceptan el cepo salarial y multinacionales saqueadoras como Chevron y Repsol, son sus aliados; los trabajadores que luchan por sus derechos, las familias sin techo de Lugano, las víctimas de la Plaza Once, los petroleros de Las Heras y la izquierda, son sus enemigos", ha afirmado.

DISCURSO "HISTÓRICO"

   Fernández de Kirchner pronunció ayer, en la primera sesión del Congreso, un discurso de casi tres horas que se centró en la economía, aunque también en los desafíos que enfrentan las democracias de la región, en el marco de la crisis política venezolana.

   "La economía argentina ha vuelto a crecer y ha completado el ciclo más virtuoso de nuestros 200 años de historia", dijo, explicando que se debe a "los nuevos paradigmas, ya no en función de lo que dictaran los grupos económicos sino, de lo que dicta el pueblo".

   En términos macroeconómicos, celebró que --de acuerdo con informes de organismos internacionales que citó-- "Argentina sea el país que más se ha desendeudado en el mundo", ya que actualmente su deuda externa representa el 10 por ciento del PIB.

   Por otro lado, se refirió a la creciente inflación, que ha llevado a algunos sectores a alertar sobre una inminente crisis económica, aunque sin pronunciar esta palabra que --de acuerdo con la oposición-- es tabú para el 'kirchnerismo'.

   "No hay justificativo para un aumento de precios que saquee el bolsillo de los argentinos, porque no se corresponde con la realidad", afirmó, instando a los empresarios a "valorar el enorme esfuerzo que está haciendo el Gobierno" en esta materia.

   También se mostró triunfalista por el acuerdo alcanzado con la empresa española Repsol por la expropiación de YPF, considerando que con ello Argentina "ha cerrado un ciclo histórico". "Lo más importante no es que hemos vuelto a nacionalizar, sino que hemos vuelto a federalizar porque así lo impone la Constitución", apuntó.

   Fernández de Kirchner subrayó que "no podrá haber autonomía, ni independencia, ni soberanía, si no hay energía para solventar nuestras industrias, nuestra investigación en desarrollo y tecnología, para que el proceso de desarrollo no se detenga".