7 de marzo de 2007

Argentina.- Un perito italiano certifica la débil salud mental de Massera, máximo responsable de los crímenes de la ESMA

BUENOS AIRES, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

El psiquiatra italiano Roberto Tatarelli pudo comprobar ayer el mal estado de salud del ex jerarca de la dictadura argentina Emilio Eduardo Massera, declarado "insano" por la Justicia argentina y reclamado para ser juzgado en Italia por crímenes de la dictadura.

Tatarelli, enviado por el juez romano Marco Sancinetti, se trasladó ayer al apartamento de Massera en el barrio de Palermo Chico, donde comprobó una leve mejoría física de Massera pero también su deficiente estado mental, según fuentes cercanas al caso.

"No razona y desvaría", dijo sobre Massera una de las fuentes sobre el que fuera uno de los principales responsables de la dictadura que secuestró e hizo desaparecer a miles de personas, quien sufrió un derrame cerebral hace más de cuatro años.

Por ello fue declarado "insano" por la Justicia argentina en todas las causas que se le siguen por su responsabilidad en los crímenes cometidos en la temida Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA). No se lo puede juzgar porque no comprende las acusaciones en su contra.

Sin embargo, la Justicia italiana quiso corroborar el estado de salud del ex jefe de la Marina para determinar si está en condiciones de afrontar un juicio que se le sigue en ese país por la desaparición de tres ciudadanos italianos durante la dictadura.

Por los pocos datos que trascendieron de la pericia, Massera no está en condiciones de afrontar el juicio en Roma. Y eso sería lo que le dirá al juez Sancinetti el psiquiatra Tatarelli en su informe, una vez que regrese a Roma.

El perito debió tramitar un permiso especial ante el juez federal Guillermo Montenegro, que lo citó a su despacho la semana pasada para saber qué tipo de estudios haría sobre Massera, cuyos familiares se oponían a la entrevista.

Por su grave estado de salud, Massera logró evitar tener que hacer frente a los procesos que se habían abierto en su contra por la apropiación de una menor, el Plan Cóndor y el robo de bienes de desaparecidos.

En Italia se lo acusa por el secuestro de Angela Aietta, Giovanni Pegoraro y Susana Pegoraro, causa en la que también están siendo juzgados los represores Jorge Acosta, Alfredo Astiz, Jorge Vildoza y Antonio Vañek, además del ex prefecto Héctor Febres.

Massera, de 81 años, fue condenado a reclusión perpetua en el juicio a los ex comandantes de la dictadura realizado en 1985. Sin embargo, cinco años después fue indultado por el ex presidente Carlos Menem. Luego fue sometido a procesos por robo de bebés.