8 de octubre de 2007

Argentina.- Piden que un sacerdote sea condenado a cadena perpetua por genocidio por su actuación durante la dictadura

BUENOS AIRES, 8 Oct. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

Abogados querellantes pidieron hoy que el sacerdote católico Christiam Von Wernich sea condenado a la pena de prisión perpetua por crímenes cometidos durante la dictadura militar (1976-1983) y que además su conducta sea encuadrada en la figura de genocidio.

Von Wernich esta siendo procesado por el Tribunal Oral Federal Nº1 de La Plata, a 50 kilómetros de Buenos Aires, por su actuación como capellán de la Policía de la provincia de Buenos Aires durante la represión ilegal que esa fuerza de seguridad llevó adelante durante la dictadura.

"No es partícipe, es autor y pieza clave del genocidio; es un engranaje de una única maquinaria represiva que actuaba en todo el país", dijo la abogada Miriam Bregman, representante de 'Justicia Ya', una entidad que reúne a varias entidades de defensa de derechos humanos.

A su turno, el abogado, Alejo Ramos Padilla, representante de la familia del periodista fallecido Jacobo Timerman, pidió que el religioso fuera condenado "por el secuestro y las torturas sufridas por Jacobo Timerman, por 42 privaciones ilegales de la libertad. por 31 casos de torturas y por siete homicidios, pido la pena única de reclusión perpetua".

Tras los primeros alegatos de abogados demandantes, faltan las exposiciones de otros abogados particulares, hasta que el toque el turno al fiscal Carlos Dulau Dumm, quien será el último en realizar la acusación, antes de que se pase a un cuatro intermedio hasta mañana.

El sacerdote está acusado de siete homicidios, 32 casos de torturas y 42 privaciones ilegítimas de la libertad, hechos ocurridos durante la última dictadura militar, en centros clandestinos de detención que dependían de la Policía Bonaerense, cuando su jefe era el fallecido general Ramón Camps.

El religioso está acusado de la presunta coautoría en los homicidios calificados de Domingo Moncalvillo, María del Carmen Morettini, Cecilia Idiart, María Magdalena Mainer, Pablo Mainer, Liliana Galarza y Nilda Susana Salomone, además de los casos de tormentas y detenciones ilegales.

Von Wernich es el primer sacerdote católico juzgado por su actuación en la dictadura, mientras desde diversos sectores se reclaman un pronunciamiento de la Iglesia sobre su papel frente al gobierno militar.