22 de octubre de 2008

Argentina.- La presidenta argentina anuncia el fin de las jubilaciones privadas

BUENOS AIRES, 22 Oct. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

La presidenta argentina Cristina Fernández anunció hoy el proyecto de ley que pone fin al sistema de jubilación privada que comenzó a regir en 1994 y que cuenta con 9,5 millones de afiliados y llamó a los partidos de la oposición a apoyar la iniciativa.

Durante un acto en el que estuvo acompañada por todos los ministros de su gabinete y varios gobernadores provinciales, la presidenta anunció la firma del proyecto de ley por el cual se crea el denominado "Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA)" que reemplaza al Sistema Integrado de Jubilaciones y Pensiones (SIJP), en el cual convivían el sistema privado y el estatal.

La mandataria hizo un llamamiento a los partidos de la oposición, a los que denominó "populares y democráticos" cuanto a los "neoliberales", para que "por única vez dejemos de pensar en nuestro posicionamiento y pensemos en el futuro de la República Argentina".

"Esta decisión que estamos tomando trasciende a un gobierno o a un partido y esencialmente trasciende a nuestra generación", dijo la presidenta argentina y agregó que hay que "repensar qué modelo de país le planteamos a las futuras generaciones".

Dirigentes de la oposición recibieron la iniciativa con reparos, ante la duda de que el Gobierno quiera hacerse de los fondos acumulados por las administradoras privadas de jubilaciones que suma unos 97.000 millones de pesos (22.298 millones de euros) por problemas presupuestarios.

La líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, dijo que el propósito del Gobierno con la iniciativa es el de "saquear los fondos a jubilados" a fin de "pagar deuda o hacer caja para las elecciones del año que viene". "Van por los fondos del sistema previsional y esto ha sido trágico en la historia argentina", agregó.

El presidente de la UCR, el senador Gerardo Morales, dijo que su partido apoya la decisión de modificar el sistema de jubilaciones, pero también advirtió sobre el uso de los fondos que podría dar el gobierno al dinero que hasta ahora estaba en poder de las llamadas AFJP.