11 de septiembre de 2007

Argentina.- Procesan a ex funcionarios de Menem por el cobro de sobresueldos

BUENOS AIRES, 11 Sep. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

Los ex funcionarios del Gobierno de Carlos Menem (1989-1999) Raúl Granillo Ocampo y María Julia Alsogaray fueron procesados por la Justicia por el cobro de "sobresueldos" durante su paso por la función pública, informa hoy la prensa local.

El juez federal Jorge Ballestero dictó ayer el procesamiento de los dos ex funcionarios, aunque no serán arrestados, y además cito a Menem por primera vez como acusado, informa hoy el diario 'La Nación'.

Granillo Ocampo fue ministro de Justicia y Alsogaray secretaria de Recursos Naturales, entre otros cargos, durante los diez años de mandato de Menem. Los dos fueron procesados por el delito de robo de fondos públicos, que prevé una pena de hasta 10 años de prisión. En la misma causa están procesados el ex ministro de Defensa Oscar Camilión, el ex asesor de la Secretaría General de la Presidencia Rodolfo Aiello y otros dos ex colaboradores de Alsogaray.

En la causa se investiga el cobro por parte de los funcionarios del Gobierno de Menem de una suma extra de dinero fuera del salario "real" que percibían en la función pública y que supuestamente eran pagados con los llamados "fondos reservados" asignados a la Presidencia y que carecen de controles.

En una resolución, la Cámara Federal estableció que era ilegal el cobro de los llamados "sobresueldos", aunque sostuvo que no todos los funcionarios que los percibían habían cometido un delito, ya que debían ser conscientes del origen ilegal de los fondos.

Menem ya fue interrogado por el pago y el cobro de sobresueldos cuando se investigó el contrabando de armas a Croacia y Ecuador y entonces declaró que él no había autorizado los pagos, aunque no podía responder por sus ministros.

En el juicio al que fue sometido Alsogaray por enriquecimiento ilícito, se defendió con el argumento de que todos los meses recibía una suma extra a la de su sueldo y que le había sido asignada con el consentimiento de Menem.