11 de noviembre de 2007

Argentina.- Rodríguez Zapatero rindió homenaje a los desparecidos argentinos

BUENOS AIRES, 11 Nov. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) - .-

El presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, destacó hoy la "espectacular recuperación de la economía argentina" y prometió "alentar" las inversiones de su país en la gestión de la presidenta electa, Cristina Fernández de Kirchner.

En un comunicado conjunto, el español expresó "su beneplácito por la espectacular recuperación de la economía argentina y las promisorias perspectivas que ese nuevo marco ofrece a las inversiones de empresas de capital español que su gobierno alienta y apoya".

Zapatero "ratificó que España y sus empresas seguirán comprometidas con Argentina en el contexto de relación estratégica que existe entre ambos países", al tiempo que "reiteró la voluntad" de su país "de acompañar al gobierno argentino en sus negociaciones con el Club de París".

El presidente español rindió hoy un homenaje a los desaparecidos durante la dictadura militar (1976-1983) al depositar una ofrenda floral en el Parque de la Memoria, erigido en la ribera del Río de la Plata e inaugurado días atrás.

Rodríguez Zapatero estuvo acompañado en la ceremonia por el canciller español, Miguel Ángel Moratinos, el secretario de Derechos Humanos de la Argentina, Eduardo Duhalde y el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Jorge Telerman, entre otros funcionarios.

Además asistieron la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, junto a otras madres y abuelas de desaparecidos, representantes de otros organismos de derechos humanos y asociaciones de víctimas, como la Comisión de Españoles Desaparecidos.

Rodríguez Zapatero estuvo acompañado en el acto, que se realizó a pleno sol, por los jóvenes Juan Cabandié y Mariana González Castaño, hijos los dos de jóvenes desaparecidos durante la dictadura militar. Cabandié recuperó su identidad en 1987 y es el nieto recuperado número 77. Mariana González Castaño es hija de Regino Adolfo González, secuestrado y desaparecido en 1979, y de María Consuelo Castaño Blanco, presidenta de la Comisión de Familiares de Desaparecidos Españoles. Junto con su madre y sus hermanas Delia y Judith, fue secuestrada en 1979 cuando contaba tres años de edad.

El dirigente español llegó a Buenos Aires procedente de Santiago de Chile, donde participó del cierre de la XVII cumbre de mandatarios iberoamericanos, para reunirse con el presidente Néstor Kirchner y su esposa, la senadora y presidenta electa Cristina Fernández.