7 de junio de 2008

Argentina.- El sector agropecuario argentino levantará la huelga a partir del próximo lunes

BUENOS AIRES, 7 Jun. (Reuters/EP) -

Los dirigentes rurales argentinos dijeron anoche (madrugada de hoy en España) que levantarán desde el próximo lunes una huelga comercial que amenazaba con desabastecer de alimentos a las ciudades, y anunciaron que serán parte de una mesa de negociación creada por una asociación civil.

La protesta del campo contra un nuevo esquema impositivo para las exportaciones agrícolas, que ya lleva casi tres meses, ha generado una crisis política y ha perjudicado a varios sectores de la economía.

Ante la fuerte presión social por la escalada del conflicto, en la que sectores empresarios y hasta de la Iglesia Católica han intervenido instando al diálogo para que haya un acuerdo entre el campo y el Gobierno, los dirigentes decidieron levantar la huelga comercial.

"Se mantiene la no comercialización de granos para la exportación hasta el domingo 8 a las 00:00 horas, momento a partir del cual permaneceremos en estado de alerta y movilización", dijeron las cuatro entidades en un comunicado.

"Ante la imperiosa necesidad de encontrar soluciones a los problemas que afectan a nuestro país, el sector agropecuario se hace eco de los múltiples llamamientos y gestos tendientes a garantizar la paz social recibidos en los últimos días", agregó.

Asimismo, añadieron que el próximo lunes por la tarde se sentarán a la mesa de negociación creada por la Defensoría del Pueblo de la Nación, a la que aún se desconoce si irá algún representante del Gobierno.

¿BLOQUEO INDEFINIDO?

Sin embargo, los miles de productores que bloquean caminos en todo el país decidirán de forma autónoma durante el fin de semana si continúan o no con el bloqueo en las carreteras.

La protesta del agro buscaba sólo suspender la venta de granos, pero a lo largo de los días se complicó la situación porque cientos de transportistas, cansados de no poder trabajar por la huelga, comenzaron a cortar ellos mismos las carreteras, generando problemas de abastecimiento en todo el país.

Los productores rurales reclaman cambios en el sistema de impuestos a las exportaciones de granos y subproductos aplicado en marzo, que subió la tasa que paga la soja, el cultivo más importante del país, pero el diálogo entre el Gobierno y el campo está roto desde hace semanas.

La huelga rural, la tercera realizada por el sector en menos de tres meses, también ponía en riesgo las exportaciones de granos, aceites y harinas de Argentina, uno de los mayores proveedores mundiales de alimentos.

La prolongación de la disputa entre el campo y el Gobierno ya generó un aumento de la conflictividad social.

La imagen de la presidenta, Cristina Fernández, registró una fuerte caída desde el inicio del conflicto, según varias encuestas privadas, mientras que gran parte de la población pide a gritos el fin de la puja.

GRANDES PÉRIDAS DE ALIMENTOS

Los bloqueos de caminos por parte de transportistas no sólo estaban afectando el abastecimiento de alimentos, sino que también obligó a muchos productores a arrojar parte de la producción que se echó a perder.

La televisión mostró ayer imágenes de productores rurales del sur de la provincia de Córdoba tirando miles de litros de leche en mal estado, en un país donde cerca de la cuarta parte de la población está en la pobreza.

Los productores de de Córdoba, una de las principales provincias agrícolas del país, dijeron que en la zona se están tirando casi 500.000 litros de leche por día, ya que es imposible detener la producción y no pueden almacenar el exceso en las condiciones de higiene y temperatura necesarias.

"A la vaca no le podéis decir que no produzca leche y no se la puede almacenar. Al no haber capacidad, la leche la tienes que terminar tirando", dijo Juan Bastus, un productor lácteo.