26 de enero de 2012

Argentina seguirá recabando apoyos en la reivindicación sobre las Malvinas

BUENOS AIRES, 26 Ene. (EUROPA PRESS) -

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha adelantado que seguirá recabando apoyos internacionales en la reivindicación del país sobre las islas Malvinas, al tiempo que ha anunciado que hará públicas las conclusiones del Informe Rattenbach sobre la guerra con Reino Unido.

"Argentina seguirá recabando apoyos con rigurosidad jurídica y diplomática", ha dicho Fernández de Kirchner en el discurso que ha pronunciado en la Casa de Gobierno al retomar sus funciones como presidenta tras ser operada de un tumor en la glándula tiroides.

A este respecto, la presidenta ha subrayado que los apoyos internacionales conseguidos hasta ahora por Argentina en la disputa con Reino Unido por las Malvinas, en su mayoría en América Latina, son fruto de un "trabajo lejano".

En este sentido, ha recordado la implicación de Naciones Unidas en la disputa. "El Comité de Descolonizacion tiene 16 causas, entre ellas la más emblemática es la de Malvinas", ha apuntado, según informa la agencia de noticias Télam.

Además, ha indicado que la reivindicación de Argentina sobre las Malvinas, no es meramente política, ya que afecta a los recursos naturales del país, que, en su opinión, están siendo expoliados por Reino Unido.

"No escuché a ninguna ONG ambientalista hacer una crítica a Reino Unido por lo que está haciendo en Malvinas. La verdad es que me gustaría que con la misma fuerza y sentimiento que defienden tantas causas nobles defendieran también esta", ha apuntado.

En la misma línea, ha añadido: "Me encanta que defiendan a la ballenas porque son divinas, pero que también defiendan a los calamares y a otras especies que (Reino Unido) está depredando".

INFORME RATTENBACH

La presidenta también ha anunciado la creación de una comisión encargada de hacer públicas las conclusiones del Informe Rattenbach, fruto de una investigación realizada por las Fuerzas Armadas sobre la guerra que en 1982 enfrentó a Argentina y Reino Unido por la soberanía de las Malvinas.

Según Fernández de Kirchner, la guerra fue una "tapadera" que utilizó la Tercera Junta Militar (1981-1982) para ocultar el escándalo de las desapariciones forzosas y el robo de bebés a las disidentes en los centros de detención clandestinos que proliferaron por todo el país durante el régimen militar (1976-1983).

"La historia demuestra claramente que aquello no fue una decisión del pueblo argentino, sino una decisión de una junta desesperada por tapar una realidad que había sido destapada por un grupo de mujeres de pañuelo blanco que buscaban a sus hijos y sus nietos", ha dicho, en alusión a las Madres y Abuelas de la Plaza de Mayo.

Por ello, ha criticado que Reino Unido accediera a entrar en esa guerra. "Su respuesta furibunda obedeció a una cuestión política interna, lo mismo que sucedió en Argentina con la dictadura", ha apuntado.

Así, la presidenta ha indicado que el próximo 2 de abril, cuando se cumplen 20 años del inicio de la guerra, que acabó el 14 de junio con 649 argentinos, 255 británicos y 3 isleños fallecidos, el país "seguirá con la política de siempre: recordando a sus muertos y pidiendo que se cumplan las resoluciones de Naciones Unidas".