17 de marzo de 2006

Argentina/Uruguay.- El Gobierno argentino confía en llegar a un acuerdo con Uruguay por las papeleras

BUENOS AIRES, 17 Mar. (Del corresponsal de EUROPA PRESS Rafael Saralegui) -

El ministro de Relaciones Exteriores de Argentina, Jorge Taiana, se mostró esperanzado hoy de que se pueda llegar a un acuerdo con Uruguay en el conflicto por la instalación de dos plantas productoras de pasta de celulosa en la ciudad uruguaya de Fray Bentos.

"Tengo esperanza que las dos cosas se van a producir", afirmó el canciller en referencia a la suspensión de las obras por parte de las empresas Botnia y ENCE y al levantamiento de los cortes de carreteras que se realizan en Argentina e impiden el tránsito hacia Uruguay.

Hace una semana, los presidentes de Argentina y Uruguay, Néstor Kirchner y Tabaré Vázquez, acordaron en Chile que le pedirían a las empresas que suspendieran las obras, mientras los ambientalistalistas de la provincia argentina de Entre Ríos, levantavan los cortes de carreteras que mantienen desde hace un mes.

Sin embargo, desde el encuentro entre los presidentes no se ha avanzado demasiado. Los ambientalistas siguieron con los cortes, aunque esta tarde realizarán una asamblea en la que podrían decidir la suspensión de los piquetes. Y las empresas tampoco paralizaron las obras.

El canciller Taiana dijo "si no hay otra solución en el medio" el gobierno podría recurrira la Corte Internacional de La Haya. "Es el camino previsto a seguir, no por decisión simple de la Argentina, sino porque lo establece el Estatuto del Río Uruguay", explicó.

A su vez, Vázquez dijo en Brasil que Uruguay no cambió un ápice. "No cambió en nada su posición. A los hechos me remito. No hemos negociado y la construcción de las plantas sigue adelante. Uruguay no negocia bajo presión. Dijimos que íbamos a negociar sólo si se levantaba el corte del puente y que el gobierno no iba a detener las obras", aseguró Vázquez.

Añadió que que el gobierno uruguayo "no obliga, no extorsiona, ni actúa" para que se frene la construcción de las plantas y dijo que si las empresas están dispuestas a hacer "un compás de espera, que puede ser muy corto", estaría en condiciones de comenzar el diálogo con el gobierno argentino.