18 de enero de 2006

Argentina/Uruguay.- Kichner ratifica por teléfono su apoyo al gobernador de Entre Ríos en el conflicto por las papeleras

El vicegobernador Guastavino anunció que presentará mañana una denuncia penal contra Ence y Botnia por tentativa de contaminación

BUENOS AIRES, 18 Ene. (EUROPA PRESS) -

El gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, afirmó hoy que mantuvo una conversación telefónica con el presidente del país, Néstor Kirchner, en la cual el jefe de Estado le ratificó su "apoyo a las acciones encaradas por la provincia" en su lucha contra las papeleras que se construyen en Fray Bentos, Uruguay.

Según un parte difundido hoy por la oficina de prensa del Gobierno entrerriano, Kirchner expresó "su malestar por las ambivalentes acciones de funcionarios y políticos provinciales y nacionales sobre la cuestión de las papeleras", por lo que le adelantó que "solicitará al resto de la dirigencia política mayor respaldo a las medidas tomadas" por Entre Ríos.

Busti, quien se encuentra veraneando en la costa atlántica, dijo a la prensa que mantuvo este diálogo con el mandatario después de lo sucedido ayer en el muelle de la empresa Botnia, en Fray Bentos, cuando activistas de Greenpeace fueron detenidos tras intentar ocupar las instalaciones.

Por su parte, el vicegobernador a cargo del Poder Ejecutivo, Pedro Guastavino, ratificó hoy a la agencia oficial de noticias Télam que mañana a las 10.00 horas (14.00 hora española) concurrirá al juzgado federal de Concepción del Uruguay para presentar la denuncia penal contra los directivos de las empresas Ence y Botnia, que participan en la construcción de las fábricas de celulosa, por tentativa de contaminación, delito tipificado en el artículo 55 de la Ley 24.051.

Mientras tanto, integrantes de la Asamblea Ciudadana de Gualeguaychú confirmaron que esta mañana temprano se levantó el corte que desde la mañana se ayer se realizó en la ruta de acceso al puente que conecta a Fray Bentos con Puerto Unzué.

La protesta se decidió ayer de mañana en forma espontánea, tras conocerse que activistas de Greenpeace habían tomado el puerto de la empresa finlandesa Botnia para pedir la paralización de las obras y fueron detenidos.