29 de marzo de 2011

Videla se niega a declarar ante un tribunal porque considera que su defensa "carece de sentido"

El ex represor se ha referido al 'Plan Sistemático' como la "falacia más grande"

BUENOS AIRES, 29 Mar. (EUROPA PRESS) -

El ex dictador argentino Jorge Rafael Videla se ha negado este martes a prestar su declaración ante un tribunal de Buenos Aires por considerar que su defensa en el juicio por el robo de bebés durante el régimen militar (1976-1983) "carece de sentido", pues se siente "condenado de antemano".

Videla, detenido en el penal de la base militar de Campo de Mayo, ha hablado ante el Tribunal Oral Federal número 6 de Buenos Aires a través de una videoconferencia, después de que los médicos forenses anunciaran que el ex dictador deberá estar entre 45 y 60 días de reposo tras presentar múltiples fracturas en un brazo.

"Me siento condenado de antemano y no ofreceré hacer una defensa que, desde mi juicio, carece de sentido", ha dicho en sus declaraciones ante los jueces María del Carmen Roqueta, Julio Luis Panelo y Domingo Luis Altieri. "Con el debido respeto que me merece el tribunal debo señalar que carecen de jurisdicción y competencia para juzgarme", ha subrayado.

El ex represor ha asegurado que la supuesta persecución comenzó en 1983, durante el gobierno de Raúl Alfonsín, cuando fue emitido el decreto que permitió la celebración del juicio oral y público contra los comandantes de las tres primeras juntas militares que usurparon el poder el 24 de marzo de 1976 y en el que Videla fue condenado a "reclusión perpetua y destitución", informa la agencia oficial Télam.

Videla está acusado de los delitos de sustracción, retención y ocultamiento de menores y sustitución de identidades, por 34 casos de apropiación de hijos de disidentes, en el marco de una estrategia denominada 'Plan Sistemático'.

En su declaración, Videla se ha referido al 'Plan Sistemático' como la "falacia más grande contenida en este juicio", tras lo cual "descargó de responsabilidad a sus subalternos" y se negó a contestar cualquier tipo de preguntas sobre su supuesta vinculación en este caso.

Sin embargo, el ex represor ha reconocido su responsabilidad en el denominado Proceso de Reorganización Nacional que se puso en marcha durante la dictadura. "Me hago un deber reiterar que asumo la plenitud de lo actuado en la guerra contra el terrorismo subversivo", ha enfatizado.

Los ex represores Reynaldo Bignone, Jorge 'el Tigre' Acosta, Santiago Omar Riveros, Rubén Franco, Antonio Vañek, Juan Azic, y el médico Jorge Magnacco, también se negaron a declarar días atrás en la misma causa.

Acosta había desmentido las cifras de las organizaciones de Derechos Humanos sobre el número de víctimas durante la dictadura. "No hay 30.000 desaparecidos ni 500 bebés robados y esa mentira nos va a llevar a una nueva guerra civil de corte trotzkista", ha asegurado, al aclarar que "no puede atribuirse a las fuerzas armadas la tacha de la apropiación de menores" porque "no hubo plan".

El juicio inició hace un mes pero la causa comenzó hace más de catorce años cuando la organización Abuelas de Plaza de Mayo presentaron la denuncia del 'Plan Sistemático' que habrían puesto en marcha los represores para apropiarse de sus nietos, aprovechando las debilidades del sistema judicial de la dictadura.

El secuestro y la desaparición de hijos de opositores habría sido una práctica que se puso en marcha en el marco del Proceso de Reorganización Nacional. Algunos bebés fueron tomados ilegalmente minutos después de nacer en las prisiones clandestinas donde fueron confinadas sus madres.

Abuelas de Plaza de Mayo --organización encargada de buscar a los niños desaparecidos-- estima que unos 500 menores de edad habrían sido secuestrados en esas circunstancias. Hasta la fecha, esta asociación ha logrado identificar a 102 personas que fueron apartadas de sus padres durante la dictadura.

Videla actualmente cumple dos condenas de cadena perpetua. La última fue dictada por el Tribunal Oral Federal de Córdoba el pasado diciembre tras ser hallado culpable de delitos de lesa humanidad contra 31 opositores que murieron durante el régimen militar.