13 de abril de 2012

Argentina.-Videla reconoce por primera vez que la dictadura militar pudo haber asesinado a unas "7.000 u 8.000 personas"

BUENOS AIRES, 13 Abr. (EUROPA PRESS) -

El exdictador Jorge Videla ha reconocido, por primera vez, que las fuerzas de seguridad de la última dictadura militar argentina (1976-1983) pudieron haber asesinado a unas "siete u ocho mil personas" cuyos cuerpos fueron ocultados para evitar protestas dentro y fuera de esa nación sudamericana.

Estas declaraciones se desprenden del libro 'Disposición final' -- escrito por el periodista Ceferino Reato-- donde se divulgan las revelaciones que hizo Videla al autor durante las entrevistas privadas que tuvieron lugar entre octubre de 2011 y marzo de 2012 en la celda número 5 de la prisión federal de Campo de Mayo.

El exrepresor confesó a Reato que uno de los cuerpos que ordenó ocultar fue el del jefe del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), Mario Santucho, porque "era una persona que generaba expectativas" y la aparición de su cadáver "iba a dar lugar a homenajes, a celebraciones", reseña el diario 'Clarín'.

También el exrepresor reconoció que el golpe de Estado que encabezó el 24 de marzo de 1976 fue un "error" ya que no era necesario "desde el punto de vista estrictamente militar". "No había otra solución", aseguró, al tiempo que aclaró que los golpistas estaban de acuerdo que ese "era el precio a pagar para ganar la guerra contra la subversión".

Para lograr sus objetivos, necesitaban que su plan de aniquilar a la oposición "no fuera evidente para que la sociedad no se diera cuenta". "Había que eliminar a un conjunto grande de personas que no podían ser llevadas a la justicia ni tampoco fusiladas (...) Pongamos que eran siete mil u ocho mil las personas que debían morir para ganar la guerra contra la subversión", reveló Videla.

Los cadáveres de los opositores y supuestos subversivos fueron eliminados "para no provocar protestas dentro y fuera del país" y "cada desaparición puede ser entendida ciertamente como el enmascaramiento, el disimulo, de una muerte", indicó.

El exdictador dijo además que "no hay listas con el destino final de los desaparecidos", lo que podría hacer difícil su ubicación, aunque no descarta que puedan existir "listas parciales, pero desprolijas".

La frase que más utilizaba la cúpula militar de la dictadura era "disposición final", que da nombre al libro que Reato presentará este sábado en Argentina. "Son dos palabras muy militares y significan sacar de servicio una cosa por inservible", destacó Videla en su entrevista.