30 de octubre de 2020

Armenia/Azerbaiyán.- Armenia aceptaría el envío de fuerzas de paz rusas para poner fin al conflicto en Nagorno Karabaj

Armenia/Azerbaiyán.- Armenia aceptaría el envío de fuerzas de paz rusas para poner fin al conflicto en Nagorno Karabaj
El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián - KAY NIETFELD/DPA - ARCHIVO

MADRID, 30 Oct. (EUROPA PRESS) -

El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, ha asegurado este viernes que su Gobierno está dispuesto a aceptar la entrada de fuerzas de paz rusas en la región de Nagorno Karabaj, cuya soberanía se disputa desde hace décadas con Azerbaiyán, si dicho despliegue permite poner fin al conflicto.

El primer ministro armenio, que la víspera acusó a Azerbaiyán de estar impulsando una "limpieza étnica" con sus operaciones militares en la región transcaucásica, ha mostrado su disposición a aceptar el despliegue de fuerzas de paz rusas en una entrevista concedida al diario británico 'The Telegraph'.

Pashinián ha reconocido que hay pocas posibilidades de que se despliegue tropas rusas en el enclave porque su envío "debería ser aceptable para todas las partes del conflicto". Los ministros de Asuntos Exteriores de Armenia y de Azerbaiyán tienen previsto asistir este viernes en Ginebra a unas conversaciones para tratar de avanzar hacia la paz, tras tres altos el fuego incumplidos.

El mensaje de Pashinián llega después de que el presidente de la autoproclamada república de Nagorno Karabaj, Arayik Haratiunián, haya asegurado que la situación en la región es muy tensa porque las fuerzas militares azeríes han logrado avanzar hasta situarse a cinco kilómetros de Shushi, la segunda ciudad más importante del enclave, según informa Bloomberg.

"Quien controla Shushi controla Artsaj", ha dicho el presidente karabají, utilizando la denominación elegida por las autoridades del enclave desde que proclamaron su independencia de Azerbaiyán.

Horas después, las fuerzas militares de Nagorno Karabaj han informado de que la región está "relativamente en calma" este viernes, tras los bombardeos contra Stepanakert registrados el día anterior.

El reconocimiento por parte de las autoridades de Armenia de que han perdido territorio por las operaciones militares de Azerbaiyán tras más de un mes de enfrentamientos ilustra las dificultades que están teniendo las Fuerzas Armadas armenias en sus combates contra las fuerzas azeríes, que cuentan con armas avanzadas turcas y con drones de fabricación israelí.

Antes de que comenzara la espiral bélica el 27 de septiembre, las fuerzas militares armenias controlaban Nagorno Karabaj y siete distritos azeríes colindantes utilizados como zona tapón para proteger este enclave desde el alto el fuego acordado con la mediación de Rusia en 1994 y que puso fin a una guerra en la que murieron más de 30.000 personas.