31 de octubre de 2016

Así fueron los movimientos de dinero entre Cristina Fernández de Kirchner y su hija

BUENOS AIRES, 31 Oct. (Notimérica) -

Este lunes, la expresidenta de Argentina Cristina Fernández de Kirchner deberá comparecer por presunta corrupción por la concesión de contratos al empresario Lázaro Báez, a quien se le atribuye haber ingresado, a través de su hijo Martín, unos 5,1 millones de dólares en la sociedad denominada 'SGI Argentina'.

En este marco, previo a su declaración ante el juez Julián Ercolini, el programa 'La Cornisa' presentó un informe en el que detallaron el 'modus operandi' de los movimientos bancarios de dinero entre la exmandataria y su hija.

La estrategia, a la que han llamado 'Mezcladora de dinero Kirchner', se divide en tres etapas.

La primera etapa comprende los meses entre noviembre de 2015 y enero de 2016. Según el reporte, Cristina y Florencia Kirchner trasladaron su dinero desde el Banco Nación al Banco Galicia. En este último lo distribuyeron en cinco cuentas bancarias: la expresidenta abrió tres cuentas, mientras que su hija Florencia abrió otras dos. Todas se crearon con muy pocos días de diferencia y los Kirchner depositaron gran parte del dinero en plazos fijos con vencimiento a 30 días, todos en pesos.

De acuerdo con dicho reporte, a medida que obtenían ganancias de esos depósitos comenzaron a registrarse distintas transferencias.

De forma paralela, la familia fue recibiendo ingresos provenientes de la empresa Los Sauces, de la que Cristina, Florencia y Máximo Kirchner --hijo de los expresidentes-- son accionistas. De esa firma partieron 1.700.000 pesos (unos 112.000 dólares) hacia los Kirchner en concepto de alquiler. En determinado momento, este dinero comenzó a "saltar de cuenta en cuenta", desde las de Cristina a las de Florencia y viceversa.

La actividad era tal que la Policía detectó que, sólo el 5 de enero de 2016, los movimientos de dinero entre las cinco cuentas superaron los siete millones 600.000 pesos (39.500 dólares). "La mezcladora de billetes de los Kirchner empezaba a funcionar a toda máquina", anunció la comentarista Silvia Martínez.

Según Martínez, las transferencias de Los Sauces a estas cuentas no tienen justificación legal, ya que "una empresa no manda diaria o semanalmente sumas de dinero a sus accionistas".

De esta manera, los Kirchner pusieron en marcha su segunda etapa. Entre enero y febrero de 2016, madre e hija siguieron abriendo plazos fijos con distintas titularidades y continuaron realizando transferencias entre distintas cuentas del mismo banco. No obstante, en esta ocasión también adquirieron letras del Banco Central. En esta segunda etapa, la Justicia calculó que los movimientos de dinero superaron los 64 millones de pesos (unos 4,2 millones de dólares).

Por último, la tercera etapa, titulada por el mencionado reporte como 'La compra de los dólares', se produjo entre febrero y marzo de este año. Fernández de Kirchner compraba dólares a través de su cuenta pero cuando los recibía no los depositaba en esta, sino que se los transfería a Florencia. Su hija, por su parte, hacía lo mismo.

Con estos datos en la mano, la Justicia cree que entre febrero y marzo de 2016 Florencia Kirchner recibió el equivalente en dólares a 69 millones de pesos (unos 4,5 millones de dólares) provenientes de las cuentas bancarias de su madre. Se trata de la cuarta maniobra y se produjo en una fecha importante: sólo cuatro días hábiles después del llamado a declaración a la expresidenta por la causa 'Dólar Futuro'.

La fase final es aquella que pobló las portadas de los diarios: Cristina y Florencia retiran en efectivo cuatro millones 600.000 dólares y dejan "un millón y pico" de dólares en una caja de ahorros. La cantidad retirada coincide con lo hallado en la caja de seguridad de Florencia Kirchner.