24 de diciembre de 2015

Un ataque con cuchillos en Jerusalén deja dos israelíes y dos agresores palestinos muertos

Un ataque con cuchillos en Jerusalén deja dos israelíes y dos agresores palestinos muertos
AMMAR AWAD / REUTERS

MADRID, 24 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un ataque con arma blanca junto a la Puerta de Jaffa, una de las principales entradas a la Ciudad Vieja de Jerusalén, ha dejado cuatro víctimas mortales: dos israelíes y los dos agresores palestinos, que fueron abatidos por la Policía israelí, en lo que las autoridades han calificado de ataque terrorista.

Una de las víctimas israelíes murió por las heridas de arma blanca que recibió durante el ataque, mientras que la segunda víctima falleció a causa de un disparo accidental realizado por las fuerzas de seguridad israelíes contra los atacantes, según ha informado la Policía.

Entre las víctimas se encuentra el rabino argentino Reuben Birmajer, tal y como ha confirmado una organización que representa a la comunidad judía argentina, conocida como la DAIA.

"La DAIA ofrece sus profundas condolencias a la familia del rabino Birmajer, y condena con fuerza este atroz crimen contra un civil indefenso, un hecho que se repite casi a diario en Israel, y que esta vez costó la vida de un guía espiritual que pertenece a la comunidad judía argentina", ha indicado el grupo en un comunicado.

Las primeras informaciones apuntaban a que había tres israelíes heridos por el ataque, pero poco después los medios locales confirmaban dos muertes.

Por su parte, el portavoz de la policía, Micky Rosenfeld, confirmó la muerte de los atacantes. Uno de ellos fue herido de muerte en el lugar del suceso y el otro murió en un hospital cercano. Ambos estaban armados con cuchillos, según detalla el periódico 'Jerusalem Post'.

Una campaña de apuñalamientos, tiroteos y atropellos por parte de palestinos se ha cobrado la vida de 21 israelíes y un ciudadano estadounidense desde octubre.

Las fuerzas israelíes o civiles armados han matado a al menos 118 palestinos, 70 de los cuales han sido descritos por las autoridades como asaltantes, mientras que el resto han muerto en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad.