14 de julio de 2009

Audiencia por Corte Suprema EEUU pasa a temas sociales claves

Por Andrew Quinn

WASHINGTON (Reuters/EP) - La nominada a la Corte Suprema de Estados Unidos del presidente Barack Obama, Sonia Sotomayor, enfrentará un duro interrogatorio el martes, cuando los legisladores busquen descubrir hacia donde podría llevar al país en temas como el aborto y la tenencia de armas.

Sotomayor, de 55 años, comenzó el lunes su audiencia de confirmación ante la Comisión Judicial del Senado, dividida en buena parte de manera partidista respecto a su nominación, que la convertiría en la primera integrante hispana de la Corte Suprema estadounidense.

Los demócratas que controlan el Senado dicen que Sotomayor tiene tanto la experiencia legal como la experiencia de vida para servir en la corte de nueve miembros que ha estado estrechamente dividida entre cuatro jueces liberales y cinco conservadores.

Los republicanos, sin embargo, la han calificado como una "jueza activista" que, según dicen, buscará usar sus tendencias liberales para inclinar los resultados de la ley.

Ambas perspectivas serán puestas a prueba con una serie de preguntas que comenzarán el martes, cuando Sotomayor sea consultada sobre posturas específicas y detalladas sobre temas que han dividido frecuentemente al país en fuertes extremos ideológicos.

"Su interacción con los senadores, que comenzará mañana, será una parte muy importante del proceso", dijo el senador Benjamin Cardin, un miembro demócrata de la comisión.

Los republicanos aceptan que probablemente no tengan los votos para bloquear la nominación de Sotomayor, y se han comprometido a que la audiencia sea respetuosa pero rigurosa, como lo requiere una entrevista laboral para un nombramiento de por vida.

Sotomayor podría enfrentar preguntas acerca de hasta dónde protege la Constitución los derechos de privacidad, el tema esencial que apuntaló el fallo de la Corte Suprema de 1973 en el caso de Roe versus Wade, que legalizó el aborto en Estados Unidos.

El tema continua siendo profundamente controvertido: cuatro personas, incluida una de las demandantes originales en el caso de 1973 que ahora hace campaña contra el aborto, fueron expulsados de la audiencia de confirmación el lunes por gritar consignas en las que equiparaban al aborto con el asesinato.

Otras preguntas posiblemente se concentren en la postura de Sotomayor sobre la tenencia de armas.

La nominada fue parte de un panel de tres jueces de una corte de apelaciones que emitió en enero un breve dictamen sin firmar donde dejaba a los estados en libertad de imponer limites para controlar la tenencia de armas, una posición que ha alarmado a grupos como la poderosa National Rifle Association (NRA).

Pero quizá las preguntas más difíciles para Sotomayor podrían concentrarse en su posición acerca de temas raciales, tanto en su rola personal como jueza y en la ley, donde las preferencias raciales, o la "acción afirmativa", siguen siendo fuertemente impugnadas.

Un discurso del 2001 en el que Sotomayor dijo que una "latina sabia" podría llegar a mejores decisiones legales que un hombre blanco, generó molestias entre los conservadores, así como su fallo en una corte de apelaciones con el que ratificó el derecho de una ciudad de desechar los resultados de exámenes de bomberos que no provean suficientes candidatos de minorías.