11 de febrero de 2020

Australia.- El Supremo de Australia reconoce un estatus especial a los indígenas que dificulta su deportación

Australia.- El Supremo de Australia reconoce un estatus especial a los indígenas que dificulta su deportación
Australia.- El Supremo de Australia reconoce un estatus especial a los indígenas - GETTY IMAGES / JENNY EVANS

CANBERRA, 11 Feb. (DPA/EP) -

El Tribunal Supremo de Australia ha determinado este martes que los pueblos indígenas tienen un estatus especial que les protege de modo que independientemente de dónde nazcan no pueden ser considerados "extranjeros", un fallo que limitará la capacidad del Ministerio del Interior para deportarlos.

El Supremo australiano se ha pronunciado sobre el caso de dos ciudadanos extranjeros pero con un progenitor australiano y aborigen. Los dos se mudaron a la nación oceánica siendo niños, si bien sus permisos de residencia permanente fueron cancelados en 2018 tras ser condenados por distintos delitos.

"Los aborígenes australianos no están al alcance de las leyes sobre extranjeros, incluso si tienen una ciudadanía extranjera", han decidido los magistrados del Supremo por cuatro votos a favor y tres en contra.

En el caso de Brendan Thoms, nacido en Nueva Zelanda y miembro del pueblo indígena gunggari, en Queensland, el alto tribunal ha establecido claramente que no es un extranjero. En cambio, sobre Daniel Love, nacido en Papúa Nueva Guinea, no ha podido aclarar si efectivamente es miembro de los kamilaroi, por lo que no se ha pronunciado sobre si es un extranjero.

En Australia, para ser considerado miembro de una comunidad nativa hay que acreditar "la descendencia biológica de un pueblo indígena" y que éste le reconozca como uno de sus integrantes.

"Los aborígenes australianos tienen una especial conexión cultural, histórica y espiritual con el territorio de Australia, que es esencial para sus tradiciones y costumbres y que está reconocido por las leyes", ha recordado el Tribunal Supremo.

De acuerdo con la resolución judicial, "la existencia de tal conexión es inconsistente con la afirmación de que un aborigen australiano es un extranjero".

Claire Gibbs, abogada de ambos, ha explicado que el hecho de que el Supremo haya reconocido que los aborígenes australianos tienen un vínculo especial con el país impide que sean deportados.

Los pueblos indígenas viven en suelo australiano desde hace más de 60.000 años, mucho antes de la llegada de los colonos británicos, en 1788. Actualmente, representan el tres por ciento de una población total de tres millones de personas. Sin embargo, son el 27 por ciento de las personas encarceladas en el país.