Bachelet denuncia que los abusos contra los rohingyas continúan en Birmania y rechaza su repatriación

La jefa de DDHH recuerda que en Rajine se han cometido crímenes contra la Humanidad y puede que "incluso genocidio"

Bachelet denuncia que los abusos contra los rohingyas continúan en Birmania y rechaza su repatriación
13 de noviembre de 2018 NACIONES UNIDAS

MADRID, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Alta Comisionada de la ONU para los Derechos Humanos, Michele Bachelet, ha denunciado este martes que los rohingyas siguen siendo víctimas de abusos de los Derechos Humanos en el estado birmano de Rajine y se ha mostrado contraria a los planes para su repatriación por parte de Bangladesh y Birmania.

En un comunicado, ha advertido de que el retorno previsto de 2.200 refugiados rohingyas desde Bangladesh supondría una violación del Derecho Internacional y pondría sus vidas y libertad en serio peligro, entre otras cosas porque su oficina ha seguido recibiendo denuncias de violaciones de los Derechos Humanos de los rohingyas que siguen en Rajine incluidos "asesinatos, desapariciones y arrestos arbitrarios así como restricciones generalizadas de los derechos a la libertad de movimiento, salud y educación".

Asimismo, ha recordado que hay unos 130.000 desplazados internos, muchos de ellos rohingyas, en campamentos en el centro de Rajine, otros 5.000 en tierra de nadie en la frontera entre los dos países y 4.000 más en un pabellón en Sittwe, "sujetos a un amplio abanico de restricciones", mientras que cientos de miles más en Rajine "siguen privados de sus derechos a la libertad de movimiento, servicios básicos y medios de vida, así como su derecho a la nacionalidad".

"Estamos siendo testigos de pánico y terror entre los refugiados rohingyas en Cox's Bazar que están en inminente riesgo de ser devueltos a Birmania en contra de su voluntad", ha denunciado Bachelet, que ha precisado que algunos amenazan con suicidarse si se les repatría forzosamente y dos ancianos intentaron acabar con su vida para evitarlo.

"Expulsar o devolver por la fuerza a refugiados y solicitantes de asilo a su país de origen sería una clara violación del principio legal central de no devolución, que prohíbe la repatriación cuando hay amenazas de persecución o riesgos graves para la vida y la integridad física o la libertad de las personas", ha añadido.

POSIBLE GENOCIDIO EN RAJINE

Bachelet ha recordado que "las violaciones contra los Derechos Humanos cometidas contra los rohingyas en Birmania equivalen a las peores atrocidades, incluidos crímenes contra la Humanidad y posiblemente incluso genocidio".

La máxima responsable de Derechos Humanos de la ONU ha incidido en que ante la "casi completa falta de rendición de cuentas" por los abusos cometidos y la continuación de los mismos "devolver a los refugiados rohingyas a Birmania en este punto significa efectivamente lanzarles de vuelta al ciclo de violaciones de los Derechos Humanos que esta comunidad ha estado sufriendo desde hace décadas".

Por ello, la expresidenta chilena ha instado al Gobierno birmano a que demuestre su seriedad creando las condiciones en Rajine para el retorno de los refugiados atajando las causas en la raíz de la crisis, en particular la discriminación sistemática y la persecución de la que son objeto los rohingyas.

Al Gobierno de Bangladesh le ha pedido que "garantice escrupulosamente que cualquier repatriación se produce en línea con los estándares internacionales de voluntariedad, seguridad y dignidad, con plena transparencia y solo cuando las condiciones sean las adecuadas.

"La historia de los rohingyas en Birmania es una historia llena de episodios repetidos de violencia, huída y retorno", ha resumido Bachelet. "Necesitamos hablar con una sola voz para evitar que este ciclo se repita de nuevo una vez más", ha conminado.

Contador