5 de agosto de 2009

Bachelet dice respeta soberanía Colombia por plan EEUU

SANTIAGO (Reuters/EP) - El presidente colombiano, Alvaro Uribe, obtuvo el miércoles de la mandataria chilena, Michelle Bachelet, un respaldo a la soberanía de su país para decidir sobre un plan que daría a Estados Unidos derecho a usar bases militares de Colombia.

En el segundo día de una gira por varios países de Sudamérica, le tocó a Bachelet el turno de escuchar del propio Uribe las justificaciones sobre el plan militar, que ha sido criticado por líderes izquierdistas de la región y levantó preocupaciones de gobiernos más moderados como el de Chile y de Brasil.

La sede de Gobierno en Santiago, donde se celebró el encuentro, fue rodeada de una decena de manifestantes que protestaban contra el plan militar y que fueron detenidos por la policía a la llegada de Uribe al lugar.

"Lo que yo puedo informar a ustedes es que la presidenta de Chile ha reiterado (...) que Chile respeta la soberanía, el interés nacional y las decisiones políticas de cada país en este continente y en este caso particularmente de Colombia", dijo el canciller chileno, Mariano Fernández.

La semana pasada, Bachelet dijo en Brasil compartir declaraciones del mandatario Luiz Inácio Lula da Silva, quien aunque se mostró contrario a la idea del uso de bases colombianas por parte de militares estadounidenses expresó que no quería dar opiniones sobre decisiones de Uribe.

Al término de la reunión de cerca de una hora y media con Bachelet, calificada de "privada", Uribe expresó que había tenido "un diálogo bien importante" con la mandataria, que ha dicho que foros como la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) podrían tratar temas como la presencia militar de Estados Unidos en Colombia.

El canciller chileno agregó que los países tienen distintos acuerdos militares "y nosotros somos partidarios de respetar todos estos acuerdos y en todo caso tenemos distintos foros y tribunas donde conversar de manera civilizada y democrática y adecuada", agregó en referencia a Unasur, que se reunirá el próximo 10 de agosto en Quito.

Uribe será recibido en la tarde por la presidenta de Argentina, Cristina Fernández.

Una fuente diplomática argentina indicó que el país "tiene una postura contraria a la instalación de bases de potencias extranjeras en América Latina" y que ese es "un postulado tradicional e histórico de la diplomacia argentina".

Uribe, visto como el principal aliado de Washington en la región, recibió el martes en el inicio de su gira el firme apoyo del Gobierno de Perú a su plan y por otro lado duras críticas del de Bolivia.

Sus próximas paradas después de Argentina serán Brasil, Paraguay y Uruguay, a cuyos gobiernos explicará que la extensión a su acuerdo militar con Washington busca reforzar la lucha contra la guerrilla y el narcotráfico sin ánimo de afectar la seguridad regional.

Pero su periplo no incluye ni a Ecuador ni a Venezuela, cuyos presidentes socialistas han sido los más críticos del plan militar, que permitiría a soldados estadounidenses usar siete bases de la fuerza armada colombiana.