30 de agosto de 2019

Balcanes.- Kosovares, bosnios y croatas piden saber el destino de los miles de desparecidos en las guerras de Yugoslavia

MADRID, 30 Ago. (EUROPA PRESS) -

Cientos de kosovares, bosnios y croatas han salido este viernes, Día Internacional de los Desaparecidos Forzosos, a las calles para recordar a los más de 10.000 desaparecidos hace 20 años en las guerras de la antigua Yugoslavia.

Los intentos de la mayoría albanesa de la antigua provincia de Serbia de Kosovo para conseguir la independencia provocaron una dura respuesta de Belgrado. La campaña de la OTAN sobre Serbia provocó la retirada de sus efectivos en 1999. Veinte años después, Kosovo da por desaparecidas a 1.653 personas, la mayoría albanokosovares.

Bosnia y Croacia también han protagonizado marchas similares este viernes, como supervivientes de la desintegración de la República Federal Socialista de Yugoslavia en una década de guerras que dejaron al menos 130.000 muertos y millones de desplazados.

Las malas relaciones que atraviesan Serbia y Kosovo han obstaculizado la búsqueda de los desaparecidos hasta el punto de que organizaciones como el Centro de Recursos para Personas Desaparecidas han avisado de que "los kosovares, por sí mismos, no pueden resolver esto", según uno de sus responsables, Bajram Cerkini, a DPA.

"La dirección, como dicen los extranjeros, está en Serbia, y debemos exigirles que nos digan dónde están", ha añadido. De los 10.000 desaparecidos, 4.000 de ellos son serbios, según las estimaciones del propio Gobierno de Belgrado.

"Es nuestra responsabilidad, de todos y cada uno de nosotros, que sigamos hablando de los desaparecidos y de sus familias", ha agregado el responsable de la ONG kosovar Iniciativa Juvenil para los Derechos Humanos, Bjeshka Guri, al portal Pristina Insight.

"Si 20 años no fueron suficientes para saber sobre el destino de los desaparecidos, ¿cuántos años más tenemos que esperar?", ha añadido.

La misión civil de la ONU en Kosovo, la EULEX, ha reconocido que la naturaleza del proceso de identificación "es sensible, complicada y lenta", pero también "vital" para hallar resupuestas sobre el destino de los desaparecidos, según ha explicado su jefe en funciones, Bernd Thran.