18 de junio de 2009

Berlusconi, inmerso en otra polémica por mujeres

ROMA (Reuters/EP) - El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, tras la reciente controversia por su relación con una joven de 18 años, se defiende ahora de las acusaciones que aseguran que pagó a mujeres para que asistieran a fiestas en sus casas.

Berlusconi, de 72 años, dice que las acusaciones, que son resultado de una investigación de magistrados en la localidad de Bari, en el sur del país, son "basura falsa" y parte de un complot para manchar su imagen antes de la cumbre del G8 del mes próximo, cuando recibirá a los líderes mundiales.

Los principales periódicos sacan el jueves varias páginas sobre el último problema para la imagen de Berlusconi, que incluía una entrevista en la que su abogado negaba las acusaciones, pero en la que aseguraba que, aunque fueran verdad, no habría cometido ningún delito.

Según el Corriere della Sera, el de mayor tiraje de Italia, los magistrados que investigan a un empresario local acusado de corrupción en el sur de Italia descubrieron que había pagado acompañantes femeninas para acudir a fiestas en casa de Berlusconi.

El Corriere dijo que una de las tres mujeres indicó a los jueces que pasó la noche en la enorme residencia de dos pisos situada en un antiguo palacio en el centro de Roma que Berlusconi, que está atravesando un tórrido divorcio, usa como residencia privada.

El nuevo episodio sobre su vida privada llega un mes después de que la noticia sobre su amistad con una joven aspirante a modelo de 18 años recorriera Italia. Él aseguró que no tenía relación sexual con ella.

"Tormenta sobre los partidos de Berlusconi", se leía en el periódico La Stampa de Turín.

El Corriere della Sera dijo que una mujer había hecho videos en la residencia con su móvil y un editorialista aseguró que el tipo de vida de Berlusconi le exponía al chantaje.

Los problemas personales de Berlusconi han dado a sus oponentes una oportunidad inusual para atacar al primer ministro, que domina el panorama político y sigue siendo popular en los sondeos de opinión pese a varios escándalos y la crisis económica.

Prácticamente todos los periódicos italianos mostraron el jueves una fotografía de una de las mujeres con Berlusconi y políticos locales durante su visita a Bari el pasado mayo. La mujer se presentó a las elecciones municipales hace dos semanas pero no fue elegida.

"Una vez más, los periódicos están llenos de basura y falsedades", dijo Berlusconi el miércoles en un comunicado. "No voy a dejarme condicionar por estas agresiones". Posteriormente dijo a sus asesores que se estaban organizando complots contra él.

El abogado de Berlusconi, Nicolo Ghedini, señaló al Corriere que aunque las acusaciones fueran ciertas, Berlusconi no podía controlar a quién llevaban sus invitados a su residencia.

(Traducido en la Redacción de Madrid)