6 de octubre de 2007

Bolivia.- Unos 500.000 bolivianos se manifiestan en La Paz por la capitalidad, la Asamblea y la unidad del país

LA PAZ, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Cientos de miles de personas se manifestaron en la tarde de ayer por las calles de La Paz para exigir que esta ciudad siga siendo la sede del Gobierno y el legislativo y la capital del país, exigir la unidad de Bolivia y para defender el trabajo de la Asamblea Constituyente, según informa la agencia de noticias oficial ABI.

Unas 500.000 personas, según los organizadores, secundaron la convocatoria a pesar de la fuerte granizada que azotó la capital y ondearon multitud de banderas bolivianas, así como algunas enseñas de la ciudad de La Paz.

"La sede no se mueve", "Sucre, escucha, la unidad es la lucha", "Fusil, metralla, La Paz no se calla" o "Esto no es desfile, es marcha de protesta" fueron algunas de las consignas coreadas por los manifestantes. Los congregados también entonaron durante el trayecto la melodía y la letra de "Viva mi Patria Bolivia".

Todos los entrevistados por los medios de comunicación coincidieron en que la movilización fue en defensa de lo que consideran un derecho adquirido y por los cambios en democracia que encara la Asamblea Constituyente, proceso por el que más de 60 paceños perdieron sus vidas en las sangrientas jornadas de octubre de 2003.

Aunque los dirigentes de la Central Obrera Regional y de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) de El Alto decidieron no adherirse a la marcha, centenares de vecinos y dirigentes independientes alteños participaron de la movilización.

Conforme bajaban por el centro de la ciudad, la multitud sumaba a los peatones que encontraban en el trayecto. La consigna fue no permitir el tratamiento en el seno de la Constituyente de la demanda sucrense de capitalidad plena y los manifestantes advirtieron que ese tema enfrentaría a los bolivianos.

La marcha, que transcurrió sin ningún tipo de incidentes, fue encabezada por el coordinador del Comité de Emergencia de La Paz, Luis Revilla; el alcalde paceño, Juan Del Granado; el secretario General de la Prefectura, Alejandro Zapata y miembros del Comité Cívico pro La Paz, además de constituyentes, legisladores, dirigentes de las juntas vecinales y de comunidades campesinas llegados a La Paz específicamente para esta protesta.

Zapata cuestionó la actitud asumida por los constituyentes paceños en las listas del opositor Poder Democrático Social (Podemos), del ex presidente Jorge Tuto Quiroga, que se automarginaron de la movilización popular y les recordó que "fueron electos por los paceños, y ahora nos quieren abandonar actuando políticamente".

El secretario General de la Prefectura paceña acusó a esos asambleístas de haberse sumado a los sectores empresariales y políticos que buscan el bloqueo del proceso de transformación y cambio que "se inició en la Asamblea Constituyente".

Zapata advirtió que los constituyentes de La Paz, sea cual fuere su agrupación política, están obligados a defender la resolución del cabildo del 20 de julio que reunió a dos millones de personas en la Ceja de El Alto, y aseguró que si actúan en contrario serán declarados traidores de los intereses regionales.

Ya en la Plaza del Estudiante, casi llena por completo, se entonó el Himno Nacional y el Himno a La Paz, mientras la cola de la columna todavía se encontraba bajando por la Plaza San Francisco.

El coordinador del Comité de Emergencia, Luis Revilla, mostró su satisfacción por la respuesta lograda. "Fue una decisión rápida y de urgencia en razón de esta pretensión de incluir el tema de la capitalidad con otro nombre. Pero aquí están los paceños participando de esta movilización en defensa del país y en contra de nadie", aseguró Revilla.

De su parte, el alcalde de la ciudad, Juan del Granado, indicó que la multitudinaria movilización fue una muestra de generosidad al país "porque esta marcha no está defendiendo una pequeña reivindicación sino está al servicio de la Asamblea Constituyente".