26 de junio de 2012

Bolivia.- El Alto Mando policial pide a los agentes que siguen amotinados que depongan la protesta

LA PAZ, 26 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Alto Mando de la Policía de Bolivia ha instado a los agentes que siguen amotinados a deponer la protesta y retomar sus funciones para garantizar la seguridad ciudadana, al tiempo que se ha comprometido a negociar con el Gobierno una mejora de las condiciones laborales del cuerpo de seguridad.

"Apelamos a la conciencia y al profesionalismo de los 37.000 camaradas --hombres y mujeres--, que visten el (uniforme) verde olivo para que depongan de inmediato la movilización y retornen a la normalidad social", reza el comunicado que el director nacional de la Dirección de Prevención contra el Robo de Vehículos (DIPROVE), Jorge Sanabria, ha leído a la prensa.

De no ser así, ha alertado el Alto Mando, la protesta podría tomar una dirección peligrosa, dada la presencia de "elementos externos que buscan protagonismo e intereses personales y que están confundiendo a los policías, provocando acciones violentas".

No obstante, los dirigentes policiales han reconocido la "legitimidad" de las demandas de sus colegas, por lo que se han comprometido a "agotar todas las instancias y todos los recursos para conseguir mejores condiciones de vida y de trabajo para los policías, en aras de brindar un servicio de excelencia al pueblo boliviano".

El pasado viernes, cientos de policías se amotinaron en las comisarías de todo el país para exigir una subida salarial y la entrega de mejores equipos para desarrollar su trabajo. Desde entonces, se han vivido varios enfrentamientos entre los policías y los militares que protegen al Gobierno.

Dos días después, representantes del Gobierno y de los policías amotinados llegaron a un acuerdo, por el que las autoridades se comprometen a aumentar en 220 bolivianos (25 euros) el bono de seguridad ciudadana, con lo que el total sumaría 620 (72), a cambio de que los uniformados pongan fin a la protesta.

La Asociación Nacional de Suboficiales, Sargentos, Clases y Policías (ANSSCLAPOL) ha rechazado el acuerdo argumentando, por un lado, que las personas que negociaron en nombre de los policías amotinados no eran representantes legítimos y, por otro, que el aumento debe producirse en el salario, no el bono de seguridad ciudadana.

Así, algunos policías siguen amotinados en algunas comisarías del país a la espera de que el Gobierno proponga un nuevo acuerdo. El ministro de Gobierno, Carlos Romero, ya ha anunciado que el Ejecutivo está dispuesto a reunirse con los uniformados para buscar una solución al conflicto.

PLAN DE CONTINGENCIA

Por su parte, el viceministro de Régimen Interior y Policía, Jorge Pérez, ha informado de que el Comando General de la Policía ha activado un plan de contingencia para garantizar la seguridad ciudadana en todo el país, a la espera de que los uniformados pongan fin a la protesta.

Pérez ha explicado que el plan de contingencia se debe a que "la Policía está teniendo algunos inconvenientes en determinadas comisarías y en determinados departamentos del país, como en La Paz, para cumplir sus funciones".

El objetivo de la medida es permitir a los uniformados que han retomados sus funciones que atiendan incendios y regulen el tráfico en las ciudades, así como garantizar el correcto funcionamiento de las emisoras internas para divulgar los avisos, según recoge la Agencia Boliviana de Información (ABI).