4 de enero de 2006

Bolivia.- Bernardino León afirma que Morales es un "político inteligente" que sabe que "debe apoyarse en España"

MADRID, 4 Ene. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, afirmó hoy que el viaje a España del presidente electo de Bolivia, Evo Morales, demuestra que se trata de "un político inteligente y pragmático" que sabe que "tiene que apoyarse en Europa y especialmente en España". Asimismo, aseguró que las empresas españolas presentes en Bolivia "son muy conscientes de las necesidades sociales del país" y están "muy dispuestas" a implicarse en las reformas y en el proceso de construcción social propuesto por Morales.

"El hecho de venir a Europa y de empezar su viaje por España, implica que más allá de esas relaciones con Cuba y Venezuela, es un político inteligente, pragmático, que ve también que tiene que apoyarse en Europa y que tiene que apoyarse especialmente en España, y él es buen conocedor de cuál es nuestra visión sobre el continente, sobre América Latina", declaró León a la cadena SER.

Al respecto, el 'número dos' del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos, explicó que la política exterior española en América Latina "se basa en el apoyo a la cohesión social, el apoyo a los procesos democráticos, pero también es una política pragmática, moderada, realista".

Respecto a las declaraciones antineoliberales y antiimperialistas de Morales durante su reciente reunión con los presidentes de Cuba y Venezuela, Fidel Castro y Hugo Chávez, León expresó su deseo de que "poco a poco" se vaya "imponiendo un ritmo más sosegado y que permita afrontar los grandes problemas que tiene Bolivia en este momento".

España defiende "una mayor integración regional" y que haya "un mayor entendimiento, una mayor cooperación entre todos los países de América Latina", prosiguió. En este sentido, Venezuela, Cuba y Bolivia son "objeto de una atención importante en nuestra política exterior", añadió.

Asimismo, Bernardino León abogó por "un proceso de cooperación con países como España, cuyas empresas son muy conscientes de las necesidades sociales del país y están muy dispuestas a implicarse seriamente en el proceso de reformas y en el proceso de construcción social que el nuevo presidente quiere encabezar".