18 de mayo de 2006

Bolivia.- Bernardino León será el representante del Gobierno español en las negociaciones entre Bolivia y las empresas

MADRID, 18 May. (EUROPA PRESS) -

El secretario de Estado de Asuntos Exteriores y para Iberoamérica, Bernardino León, será el representante del Gobierno español en las negociaciones sobre hidrocarburos que iniciarán próximamente el Ejecutivo boliviano y las empresas españolas afectadas por el decreto de nacionalización, según anunció el ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Miguel Ángel Moratinos, en rueda de prensa.

"El representante español será Bernardino León, que estará acompañado por un representante de la oficina de asuntos económicos de la Presidencia del Gobierno", indicó el jefe de la Diplomacia.

Madrid y La Paz acordaron en la pasada Cumbre euro-latinoamericana de Viena los términos de dicha negociación en una carta firmada por el presidente boliviano, Evo Morales, a la delegación española y que contó con el respaldo del Ejecutivo de José Luis Rodríguez Zapatero.

En la misiva se expresó el "sincero reconocimiento" de Bolivia por el "respeto que el Gobierno de España otorga a aquellas decisiones políticas adoptadas por Gobiernos soberanos y democráticamente elegidos". El país andino dijo que, al igual que España, quiere que el plazo de 180 días dado a las empresas para renegociar los contratos sirva para que exista "una verdadera y duradera seguridad jurídica para las empresas".

Además, Morales afirmó estar "totalmente de acuerdo" con el Gobierno español en que la negociación debe tener un "carácter bilateral entre las empresas extranjeras y el Estado boliviano" y añadió que en ese marco veía como algo "muy positivo el acompañamiento del Gobierno de España". Para un "fluido relacionamiento", prosiguió, el Gobierno boliviano dará a conocer "próximamente" la persona de contacto por parte boliviana para estas negociaciones y que tendrá, por tanto, a Bernardino León como interlocutor español.

Por ultimo, el presidente boliviano expresó su "profundo reconocimiento y agradecimiento por la valiosa, importante y creciente cooperación" del Gobierno español a Bolivia y por su "voluntad" de profundizar las relaciones "amistosas de cooperación" y su disposición para reforzar la relación de Bolivia con la Unión Europea.