4 de febrero de 2011

Bolivia/Chile.- Bolivia y Chile tratarán el asunto de la salida al mar la próxima semana

LA PAZ, 4 Feb. (EUROPA PRESS) -

El ministro de Exteriores de Bolivia, David Choquehuanca, se reunirá el próximo 7 de febrero con su homólogo de chileno, Alfredo Moreno, para hablar, entre otros asuntos, sobre la demanda de salida al mar reclamada por La Paz.

La reunión entre ambos diplomáticos se centrará en la denominada Agenda Bilateral de 13 Puntos, existente entre ambos gobiernos desde 2006 y que fue firmada por el presidente de Bolivia, Evo Morales, y la entonces mandataria chilena, Michelle Bachelet.

La agenda se centra en el problema marítimo, la cooperación entre fronteras y el desarrollo de la confianza mutua. Tras el encuentro, ambos diplomáticos darán a conocer las conclusiones de la misma.

Además, está previsto que al encuentro asistan los vicecancilleres de ambos países y dos secretarios ejecutivos que se encargarán de ejecutar y coordinar los trabajos de la reunión.

Debido al conflicto, ambos gobiernos han discutido con regularidad sobre los 13 puntos de la agenda y han decidido reimpulsar las conversaciones para solucionar este histórico problema marítimo.

Bolivia perdió sus 400 kilómetros de costa y un total de 120.000 kilómetros cuadrados a manos de Chile durante la Guerra del Pacífico (1879-1884). Desde entonces, La Paz reclama a Santiago que le devuelva su salida al mar.

El pasado 18 de enero Chile y Bolivia acordaron la conformación de una comisión binacional de alto nivel para revisar la agenda bilateral y, en especial, el tema de la centenaria demanda marítima.

A finales de enero, Morales manifestó su confianza para llegar a un acuerdo con el Gobierno de Sebastián Piñera, con respecto al territorio chileno que uniría a Bolivia con la costa del Pacífico y valoró la crucial gestión del ex mandatario chileno Ricardo Lagos para el acercamiento entre ambos países.

Asimismo, Perú presentó en enero de 2008 una demanda contra Santiago ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en la que solicita una revisión de los límites marítimos entre ambos países, específicamente, de unos 35.000 kilómetros cuadrados del Océano Pacífico con importantes reservas pesqueras que actualmente pertenecen a Chile.