3 de junio de 2011

Bolivia/Chile.- Bolivia espera obtener el respaldo de la OEA en su intento de recuperar la salida al Pacífico

LA PAZ, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Evo Morales espera conseguir el apoyo de la mayoría de los países que a partir del domingo participarán en la Asamblea General de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en su lucha por conseguir una salida al océano Pacífico, perdida durante una guerra con Chile a finales del siglo XIX.

Los representantes de 33 países escucharán el próximo martes los alegatos de Bolivia sobre la demanda que tiene previsto presentar ante tribunales internacionales contra Chile, informó el embajador boliviano ante la OEA, Diego Pari.

El ministro boliviano de Exteriores, David Choquehuanca, realizará ese día un balance sobre las negociaciones que se han emprendido en los últimos años con Chile, país con el que mantienen rotas sus relaciones desde 1978, tras el fracaso de las negociaciones en torno a la demanda marítima.

La cumbre de la OEA que se realizará del 5 al 7 de junio en El Salvador abordará el problema de la inseguridad en la región, pero algunos países aprovecharán la ocasión para buscar apoyos en sus reivindicaciones territoriales, como es el caso de Argentina que ese mismo día planteará el conflicto histórico con Reino Unido por la soberanía de las Islas Malvinas.

"Tenemos una receptividad en una gran parte de los países y un apoyo como lo han realizando en los últimos diez años y creemos que en esta asamblea vamos a tener el respaldo correspondiente de los países que siempre se han manifestado a favor de Bolivia", afirmó Pari en declaraciones a medios bolivianos.

Morales pidió hace unos días a su homólogo chileno, Sebastián Piñera, presentar ante la OEA una propuesta concreta para iniciar un proceso de negociación que ponga fin al conflicto marítimo que mantienen ambas naciones vecinas desde hace más de un siglo.

El mandatario indígena anunció a finales de marzo que presentará ante tribunales internacionales una demanda contra Chile, en otro intento por recuperar los 400 kilómetros de costa y 120.000 kilómetros cuadrados que perdió Bolivia a finales del siglo XIX durante la llamada Guerra del Pacífico. El anunció generó molestias en el Gobierno de Piñera, que tildó de "inaceptables" estas pretensiones.