18 de noviembre de 2006

Bolivia/Chile.- Proyectan un monumento a la concordia en la frontera de Chile y Bolivia, donde se enfrentaron en 1879

LA PAZ, 18 Nov. (EP/AP) -

Bolivia y Chile proyectan construir un monumento a la concordia en su frontera común, en el mismo escenario donde se enfrentaron en un guerra en 1879, según informó hoy el viceministro de Culturas, Edgar Arandia.

El proyecto será concluido por una comisión binacional que acaba de ser creada tras la visita a La Paz de la ministra chilena de Cultura, Paulina Urrutia, dijo el ministro.

El monumento simbolizará el buen momento que viven hoy las relaciones entre ambos países después de que estuvieron enfrentados desde la guerra de 1879. El monumento será realizado a un destacado escultor ecuatoriano, confirmó el viceministro.

"Se trata todavía de un proyecto que será afinado y financiado por los dos países y podría concretarse el próximo año", agregó.

El viceministerio de Culturas también está acelerando la edición de un libro escrito por el periodista boliviano Elías Blanco. La obra "Bolivianos en la cultura chilena y chilenos en la cultura boliviana" sería entregado por el presidente Evo Morales a su homóloga de Chile, Michelle Bachelet, durante la Cumbre Sudamericana que se celebrará en este país el 8 y 9 de diciembre.

Entre otros, la obra destaca al cineasta boliviano Jorge Sanjinez que vivió en Chile y a la cantautora chilena Violeta Parra, que vivió en La Paz a finales a los años 60, dijo Blanco.

"Es un sueño que ahora se hará realidad para construir procesos de integración", explicó Urrutia a los periodistas el jueves al referirse a la construcción de la escultura en la zona de Tambo Quemado al suroeste de La Paz.

Morales hizo un alto en su agenda de ayer para recibir a la ministra chilena en un gesto que Urrutia interpretó como una señal de buena voluntad hacia su país y a la presidenta Bachelet. La ministra fue la primera autoridad de ese nivel en llegar a Bolivia para participar de una serie de encuentros culturales.

Los dos países no mantienen relaciones diplomáticas a nivel de embajadores desde 1978 cuando fracasó un intento de negociación sobre la demanda marítima boliviana.

Desde entonces las relaciones entre los dos países se han mantenido frías y distantes hasta la llegada al Gobierno de sus respectivos países de Morales y Bachelet.

Los mandatarios abrieron una nueva etapa en las relaciones bilaterales y, por primera vez en muchos años, los dos países aprobaron una agenda común que incluye el tratamiento de la demanda boliviana de una salida propia al mar.