16 de noviembre de 2019

Bolivia.- La CIDH condena el "uso desproporcionado" de la fuerza de la Policía y el Ejército bolivianos en Cochabamba

MADRID, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha condenado este viernes el "uso desproporcionado" de la fuerza de la Policía y el Ejército bolivianos en los enfrentamientos en Cochabamba que han dejado al menos cinco cocaleros muertos por heridas de bala, 34 heridos y más de un centenar de detenidos.

"CIDH condena el uso desproporcionado de la fuerza policial y militar en Cochabamba (...) Las armas de fuego deben estar excluidas de los dispositivos utilizados para el control de las protestas sociales", ha indicado el organismo en un hilo de Twitter acompañado de vídeos y fotografías de los fallecidos.

En este contexto, ha hecho hincapié en que el Estado tiene la "obligación" de "asegurar el derecho a la vida e integridad física de quienes protestan pacíficamente", al tiempo que ha mostrado su "preocupación" por las actuaciones de las Fuerzas Armadas en las operaciones policiales que se han llevado a cabo desde principios de esta semana.

"Los estándares interamericanos establecen el deber limitar al máximo su participación en el control de los disturbios internos", ha dicho la CIDH.

Así, "el uso indiscriminado de gas lacrimógeno por las fuerzas policiales y militares en Bolivia atenta gravemente a los estándares jurídicos internacionales". "El Estado tiene el deber de respetar el derecho humano a la protesta pacífica", ha insistido el organismo.

El enfrentamiento entre la Policía, el Ejército y los manifestantes al que alude la CIDH ha tenido lugar durante una protesta contra el Gobierno de la "presidenta interina" de Bolivia, Jeanine Áñez, este viernes en la ciudad de Sacaba, en el departamento de Cochabamba.

El Defensor del Pueblo de Cochabamba, Nelson Cox, ha informado de que los fallecidos han sido identificados como Omar Calle, César Sipe, Juan López, Emilio Colque y Lucas Sánchez.

ARMAS Y EXPLOSIVOS

La Policía ha incautado a los manifestantes armas de fuego, bazucas artesanales y explosivos, según ha señalado el comandante de la Policía de Cochabamba, Jaime Zurita.

"Hemos negociado hasta más no poder y, entonces, cuando las cosas pretenden salirse de control, la Policía tiene que tomar el mando y restablecer el orden público", ha agregado.

Por su parte, el expresidente de Bolivia, Evo Morales, ha condenado las muertes de los cinco cocaleros y el uso de fuego contra los manifestantes.

La crisis política en Bolivia estalló tras las elecciones presidenciales celebradas el pasado 20 de octubre. Morales proclamó su victoria mientras que la oposición denunció un "fraude gigantesco". La auditoría de la Organización de Estados Americanos (OEA) ha confirmado "irregularidades".

Morales dimitió el domingo y el martes llegó a México en calidad de asiliado político. Áñez se ha proclamado mandataria interina para evitar el vacío de poder dejado por la renuncia del líder indígena y otros altos cargos, asegurando que su objetivo es celebrar nuevas elecciones.