6 de octubre de 2006

Bolivia.- Confusión en el Gobierno ante el futuro del ministro de Minería por los cruentos enfrentamientos de ayer

El titular de la cartera dice que no se ha posicionado a favor del cooperativismo y responsabiliza a los sindicalistas de lo ocurrido

LA PAZ, 6 Oct. (EUROPA PRESS) -

Mientras el vicepresidente boliviano, Álvaro García Linera, declaró anoche que el Gobierno no ha considerado por el momento cambios en el gabinete, el portavoz presidencial, Alex Contreras, reconoció que el Ejecutivo tendrá que analizar con detenimiento la incapacidad de algunas autoridades de la minería para prevenir sucesos como los cruentos enfrentamientos ocurridos ayer entre cooperativistas y obreros de la localidad andina de Huanuni.

El ministro del sector, Walter Villarroel, tomó parte abiertamente por el cooperativismo, por lo que podría convertirse en un serio obstáculo a la hora de pacificar el centro minero, según informa la agencia 'Bolpress'.

Así, el portavoz presidencial avanzó que una vez que se pacifique la región se iniciará una minuciosa revisión de la gestión de Villarroel, ya que consideró que el Gobierno "no puede permitir que por una actividad minera, campesina, obrera o estudiantil se registren víctimas fateles, hechos que deben ser evitados a toda costa sobre la base del diálogo y la búsqueda de consenso.

"Se tiene que hacer un análisis, una crítica, una auto crítica y una evaluación de las actividades en el Ministerio de Minería hasta la fecha", declaró Contreras a la Agencia Boliviana de Información (ABI).

Por su parte, la Federación Sindical de Trabajadores Mineros y la Central Obrera Boliviana acusaron al ministro de parcializarse con los cooperativistas, que tomaron ayer por la fuerza la Empresa Minera Huanuni para apropiarse de los yacimientos de estaño del cerro Posokoni, propiedad de la empresa estatal Comibol.

EL MINISTRO SE DEFIENDE

Villarroel se defendió alegando que su autoridad "en ningún momento se ha parcializado". "Hemos trabajado de forma conjunta buscando primero la estabilidad laboral de los trabajadores, pensando en la refundación de Comibol, pensando que las cooperativas deben transformarse en un trabajo sistemático, racional", señaló.

Asimismo, acusó a los sindicalistas de ser los "verdaderos responsables" del enfrentamiento en Huanuni, y confirmó que no renunciará a su cargo a pesar de que los obreros le habían advertido de que Huanuni era una "bomba de tiempo" y que podría "costar" la Presidencia a Evo Morales.

"Yo he venido aquí (al Ministerio) por un mandato de las doce federaciones (de cooperativas mineras). Cualquier decisión es privativa del presidente. Cualquiera que sea la decisión respecto a su permanencia o no en el gabinete, esta será puesta a consideración de la Federación de Cooperativas Mineras porque yo he venido por mandato de un congreso orgánico, aseveró Villarroel.

El ministro anunció que el cooperativismo se movilizará para exigir el esclarecimiento de las muertes en Huanuni. "Si es posible yo me voy a declarar en huelga de hambre para que se aclare quiénes son los autores intelectuales de estos hechos", apuntó.

Por otro lado, el dirigente de Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), Alfredo Aguilar, negó que su sector haya precipitado el cruento enfrentamiento, y reveló que durante varios meses esperó que el titular de Minería diera respuestas a la crisis por la que atraviesa la actividad minera boliviana en general.

La FSTMB instruyó a sus 42 sindicatos afiliados a declararse en emergencia, y pidió a sus dirigentes que se trasladen a Huanuni "para defender el patrimonio" de la Corporación Minera de Bolivia (Comibol), que "está siendo amenazada por los cooperativistas".