16 de enero de 2007

Bolivia.- El Consejo de Cochabamba amenaza con censurar y destituir al gobernador si no reasume hoy sus funciones

El opositor Reyes Villa dice que no regresará porque no existen las "condiciones físicas mínimas" de seguridad

COCHABAMBA, 16 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Consejo Departamental de Cochabamba ha dado de plazo hasta hoy para que el prefecto (gobernador), Manfred Reyes Villa, destacado dirigente de la oposición boliviana, se presente en la ciudad para asumir sus funciones y convoque una sesión. De lo contrario, los consejeros advirtieron que están facultados para censurarlo y, posteriormente, destituirlo por abandono de funciones.

El Consejo apostó ayer por la posibilidad de buscar una salida jurídica al conflicto y decidió dar un plazo de 24 horas a Reyes Villa para que presente el informe de gestión correspondiente a 2006, que debió entregar el lunes. Sin embargo, para hoy está convocada una sesión y un cabildo abierto con los movimientos sociales en el que el partido del presidente, Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), pretende legitimar la posible destitución del prefecto.

El consejero David Herrera explicó que los miembros del Consejo tienen la posibilidad de "autoconvocar" una reunión general cuando el gobernador abandona la ciudad sin justificación. En este caso, dada la ausencia de Reyes Villa podrían proceder a la censura con el apoyo del Cabildo de los movimientos sociales, según informó la prensa local.

Por su parte, el consejero Félix Cuba advirtió que 19 de los 24 miembros que integran esta instancia gubernamental coincidieron en que el prefecto "ha perdido credibilidad" y se niega "a dar la cara", pues no quiere explicar los supuestos indicios que existen "de un manejo administrativo irregular".

Mientras tanto, miles de campesinos y cocaleros mantienen cercado el edificio de la gobernación de Cochabamba y aseguran que no despejarán el bloqueo hasta que el prefecto no renuncie y permita que una persona del oficialismo asume el máximo cargo departamental.

MEDIACION DE LA IGLESIA

Por su parte, Reyes Villa, quien desde la semana pasada está refugiado en Santa Cruz, aseguró que ya tiene listo el informe pero que no irá a Cochabamba porque no existen las "condiciones físicas mínimas ni las garantías suficientes para llevar a cabo una sesión". "El edificio prefectural está destruido y hay una vigilia de cocaleros que pide mi renuncia y así no se puede hacer mucho", dijo.

En un comunicado oficial, el prefecto informó de que esta esperando la respuesta del Gobierno de Morales sobre la posibilidad de dialogar pero con la mediación de la Iglesia Católica, a fin de buscar una salida pacífica al conflicto que la semana pasada dejó al menos dos muertos y más de 200 heridos en manifestaciones violentas en las calles.

Reyes Villa volvió a acusar al presidente Morales de provocar los disturbios y los actos violentos en los que grupos simpatizantes del oficialismo han pedido su dimisión como gobernador. "Con pretextos forzados pretende golpear al prefecto elegido constitucionalmente", expresó.

Por su parte, el equipo de directores de la gobernación denunció que las condiciones para alcanzar una solución pacífica "nunca estuvieron dadas", pese a los intentos de acercamiento entre los grupos oficialistas y opositores.

Miles de simpatizantes del MAS y otros partidos que respaldan a Morales iniciaron hace dos semanas protestas para pedir la renuncia de Reyes Villa por haber expresado su apoyo a la propuesta de la oposición de independizar algunos departamentos. Aunque esta idea ya ha sido descartada, los manifestantes insisten en destituir al prefecto por considerar que su actitud "atentó contra la Constitución".