19 de abril de 2007

Bolivia.- Dejan en libertad a los 58 policías que tomaron como rehenes durante una protesta en Yacuiba

YACUIBA (BOLIVIA), 19 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los manifestantes dejaron hoy en libertad al grupo de 58 policías que habían tomado ayer como rehenes en el tercer día de protestas en las que intentaron tomar las instalaciones de la empresa de suministro de gas Transredes en las ciudades de Yacuiba y Villamontes, en la provincia del Gran Chaco.

La decisión de dejar en libertad a los policías se concretó tras una larga reunión entre los dirigentes cívicos y las autoridades de locales de Yacuiba, en la provincia Gran Chaco, en el departamento de Tarija. El alcalde de este municipio, Carlos Bru Cavero, declaró que esta acción permitirá restituir el orden y la seguridad después de dos días de intensas protestas.

Los funcionarios, entre los que se encontraban 55 policías y tres oficiales, fueron mantenidos como rehenes por más de 20 horas durante las cuales les suministraron agua y coca para que no se debilitaran, reseñó la Agencia Boliviana de Información.

El comandante de Frontera Policial, Jaime Reyes, quien fue uno de los liberados, calificó de acertada la decisión y aseguró que el resto de los efectivos se encuentran en "perfecto estado de salud", pese a que no recibieron la alimentación necesaria.

No obstante, denunció agresiones por parte de los manifestantes cuando fueron trasladados a la sede del Concejo Municipal donde permanecieron hasta hoy. "Fuimos escoltados hasta allá con empujones y agresiones, pero no han llegado a mayores porque sólo un jefe policial ha recibido agresiones físicas, indicó.

Los manifestantes, que comenzaron una huelga el pasado miércoles, tenían la intención de cerrar las válvulas de la estación petrolera que suministra gas al departamento de Tarija y a Argentina, país que recibe 5,3 millones de metros cúbicos diarios provenientes de esta planta.

El Gran Chaco se mantiene bajo un paro indefinido en demanda de la resolución de varios temas como la definición de los límites con la provincia de O'Connor donde opera el campo Margarita, uno de los mayores reservorios de gas del país.

En el primer día de protestas, un hombre de 27 años murió al recibir el impacto de un proyectil en su pierna izquierda. Otras 20 personas resultaron lesionadas en el incidente en el que se enfrentaron con los oficiales del Ejército y de la Policía.