18 de junio de 2009

Bolivia dice repatriará paraguayo detenido en Chaco

LA PAZ/ASUNCION (Reuters/EP) - El Gobierno de Bolivia dijo el miércoles que repatriará lo más pronto posible a un ciudadano paraguayo detenido "ilegalmente" en la región del Chaco, en una decisión que pondría fin a una serie de roces entre La Paz y Asunción

El anuncio fue hecho por el canciller boliviano en funciones, Walker San Miguel, horas después de que Paraguay exigiera la entrega del ciudadano Roberto Sosa, amenazando inclusive con el retiro de sus diplomáticos en La Paz si el reclamo no era atendido.

"Haremos las acciones ejecutivas, administrativas, operativas que se requieran para que el ciudadano paraguayo Roberto Sosa, detenido ilegalmente y traído a Bolivia también con arbitrariedad e ilegalidad sea colocado en territorio paraguayo a la brevedad posible", dijo San Miguel en conferencia de prensa.

La autoridad boliviana hizo la declaración acompañado por el encargado de negocios de Paraguay, Ricardo Escavone, quien dijo que informaría a su Gobierno sobre esta decisión.

Sosa fue detenido el 27 de mayo por policías bolivianos durante una incursión irregular en una zona fronteriza, en un incidente que enturbió las relaciones entre dos países vecinos que se enfrentaron hace más de siete décadas en la Guerra del Chaco y ahora comparten una extensa frontera seca.

San Miguel dijo que las "ilegalidades y abritrariedades cometidas en la detención" de Sosa eran "por supuesto atribuibles a autoridades de rango jerárquico inferior y en ningún caso al Gobierno boliviano, que tiene el mayor respeto por el Gobierno paraguayo, sus instituciones y sus ciudadanos".

Bolivia dijo inicialmente que civiles detuvieron a Sosa -acusado de robo en territorio boliviano-, pero luego reconoció el error, pidió disculpas y destituyó a los oficiales involucrados, días antes de una visita del presidente Evo Morales a su colega Fernando Lugo para conmemorar el fin de la guerra.

Al pedir la devolución de Sosa, el canciller paraguayo Héctor Lacognata había afirmado que "la detención y el proceso que se da con él tiene un vicio de origen", calificando al hecho como "secuestro".

El entredicho se sumó a una declaración aprobada el martes por la Cámara de Diputados de Paraguay que instó al embajador boliviano en Asunción a pedir disculpas por unas declaraciones del presidente Morales, quien dijo en un discurso en Paraguay que el mejor parlamento era el pueblo.

Las expresiones de Morales fueron interpretadas como una intromisión en los asuntos internos de Paraguay, que debate la supuesta intención del presidente Lugo de llamar a una consulta popular para evaluar la gestión del Poder Legislativo, algo que el Gobierno desestimó.

"No deseamos desde la cancillería generar un ambiente de crispación con la república hermana de Bolivia, pero el tema de la soberanía es una cuestión innegociable", dijo el canciller Lacognata.