10 de enero de 2007

Bolivia.-Un diputado oficialista asegura que Asamblea Constituyente es un "fracaso" y pide que se suspendan las sesiones

LA PAZ, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

El líder del Movimiento al Socialismo (MAS) en la Asamblea Constituyente, Román Loayza, aseguró que las sesiones de los parlamentarios ha sido un "fracaso" dada la falta de consenso entre sus miembros y propuso al Gobierno boliviano suspender la redacción de una nueva Constitución, hasta que no se "destrabe" el conflicto que ha impedido que se cumpla con el cronograma de trabajo.

Estas declaraciones desvelaron la confrontación interna que vive actualmente el MAS, la cual impidió ayer que la sesión comenzara de forma regular, ya que los legisladores oficialistas no alcanzaban un acuerdo sobre la conformación de las comisiones de la Asamblea. Para poder solventar esta situación, pidieron la intervención del presidente boliviano, Evo Morales, quien es además el líder del partido. En la reunión que duró poco más de cuatro horas acordaron algunos términos sobre la estructura de los grupos de trabajo.

En la sesión de ayer nuevamente los oficialistas y los opositores se enfrascaron en una larga discusión. Mientras el MAS proponía como orden del día la conformación las 21 comisiones, los asambleístas contrarios pedían que se definiera el sistema de votación a utilizar para aprobar las leyes. Finalmente, se definieron las comisiones aunque esto no contentó a la oposición.

Ante esta situación, Loayza criticó a los miembros del partido oficialista y de los grupos contrarios al Gobierno por no querer dejar a un lado la actitud de confrontación que permitan "destrabar" el conflicto y cumplir con el cronograma para tener lista el 6 de agosto la Carta Magna.

En este sentido, el parlamentario reiteró su propuesta de "suspender la asamblea, es decir, que los asambleístas se despiden de la nueva Constitución", manifestó al diario local 'Los Tiempos'. Así, explicó que de llegarse a paralizar las sesiones "seguramente" Morales continuará gobernando "con la actual Constitución y en el momento oportuno, de aquí a unos años, de repente el próximo Gobierno, se llamará a otra Constituyente".

Al respecto, el mandatario boliviano indicó que los problemas internos que vive su partido son "normales" y, en el caso de lo ocurrido ayer, se debe a que todos los legisladores oficialistas aspiran a ser presidentes de comisiones. "Hemos buscado consensos respetando su capacidad y experiencia para que puedan hacer el trabajo", acotó.

Así, aseguró "nadie quiere el cierre de la Asamblea Constituyente, porque lo que los diputados quieren es pasar a la historia entregando la Constitución el 6 de agosto", con lo que descarta la posibilidad de que de el Gobierno autorice que las sesiones sean pospuestas o canceladas hasta nuevo aviso.