28 de febrero de 2007

Bolivia.- El disidente cubano expulsado de Bolivia el 9 de enero recibe asilo político en Noruega

LA PAZ, 28 Feb. (EP/AP) -

El disidente cubano Amauris Sanmartino, quien fue expulsado de Bolivia el 9 de enero, recibió asilo político en Noruega a donde viajará en las siguientes semanas, según informó su esposa, la boliviana Normina Chávez.

"Estamos contentos; a decir verdad nosotros habíamos hecho trámites por otro lado, pero sabemos que Noruega tiene una buena situación", dijo Chávez el martes a AP desde Santa Cruz, en el este de Bolivia, donde vive con sus padres.

Sanmartino fue deportado por el Gobierno del presidente Evo Morales por inmiscuirse en asuntos políticos internos. Tras 17 días de detención salió expulsado a Bogotá, Colombia, donde en la actualidad vive en un hotel, dijo Chávez en conversación telefónica.

"Colombia era un país de tránsito y ni yo podía ir a acompañarlo, ahora haré los trámites para ir a vivir en Noruega", agregó.

La organización Human Rights Foundation con sede en Nueva York calificó la expulsión de Sanmartino como un "exilio forzado" en carta enviada a Morales.

El opositor del sistema de Castro se escapó de Cuba con otros 11 disidentes en 1998, pero fue interceptado por la guardia costera de Estados Unidos, que le llevaron a la base militar de Guantánamo. Desde allí el grupo fue trasladado en octubre de 2000 a Bolivia, que concedió asilo político a los doce.

A finales de diciembre el Gobierno boliviano ordenó su arresto por haber violado una ley de inmigración de 1996 que prohibía a los extranjeros involucrarse en asuntos políticos internos, pero Sanmartino dijo que su expulsión fue por represalia de la embajada cubana en La Paz después de que denunciara la supuesta injerencia de La Habana en Bolivia.

Sanmartino vivía en Santa Cruz al igual que el grupo de disidentes cubanos y en esa ciudad participó a finales del año pasado en protestas contra el Gobierno de Evo Morales.

A principios del mes de febrero el Tribunal Constitucional declaró que la detención y expulsión de disidente fueron arbitrarias e ilegales, pero las autoridades aseguraron entonces que el Gobierno no permitirá el regreso del cubano.

Según las autoridades bolivianas, Sanmartino ayudó a desertar a algunos médicos cubanos que llegaron a Bolivia en misión internacional.