26 de diciembre de 2006

Bolivia.- Un disidente cubano internado trata de evitar su expulsión aprobada por el Gobierno de Bolivia

LA PAZ, 26 Dic. (EUROPA PRESS) -

El médico disidente cubano, Amaury Sanmartino fue ingresado hoy en un hospital aquejado de una posible taquicardia mientras su abogado trata de evitar la orden de expulsión de Bolivia, que el Gobierno de dicho país andino ya ordenó. Sanmartino está acusado de violar presuntamente las normas migratorias bolivianas.

El Defensor del Pueblo boliviano, Waldo Albarracín, se sumó a la petición de suspensión de expulsión del disidente cubano "por razones humanitarias". Según informa el diario boliviano 'La Razón', Sanmartino fue detenido el sábado en la ciudad oriental de Santa Cruz y trasladado a La Paz, presuntamente sin orden judicial. Albarracín añadió que esta decisión vulnera los derechos humanos del disidente cubano.

En un comunicado oficial, el Gobierno dijo que lo expulsará "en cualquier momento" porque el médico cubano, que llegó en octubre de 2000 como refugiado por mediación de Estados Unidos, violó las normas que obligan a residentes extranjeros a no intervenir en política interna.

El ministerio de Gobierno indicó en el citado comunicado que Sanmartino no era refugiado político; además justificó la expulsión puesto que, según el diario boliviano 'La Razón', vulneró los requisitos de su estancia permanente. El mismo documento indica que fue detenido y llevado directamente a Migración en La Paz. Pero Sanmartino fue localizado por su familia y el Defensor del Pueblo en las celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), y posteriormente le trasladaron a Migración este domingo.

Según denunciaron otros cubanos residentes en Santa Cruz, la decisión de deportar a Amauri Sanmartino despierta sospechas de manejo político. Se trata, sostuvieron, de una maniobra política del Gobierno por las críticas del cubano a la gestión del presidente, Evo Morales y a la alianza de este a Fidel Castro.

La esposa de Sanmartino, Normina Chávez, dijo a la cadena de televisión boliviana Red UNO que el cubano sufre taquicardia y que hoy se quejó hoy de fuertes dolores en el pecho, por lo que tuvo que ser internado en una clínica. Chávez informó de que el abogado de su marido presentará un recurso de amparo que logre evitar la deportación.

"Si hay una preocupación del Gobierno por la actuación de la persona en temas de interés de los bolivianos, eso es subsanable sin necesidad de afectar derechos fundamentales y menos la imagen del país", dijo Albarracín.

Según Albarracín, el Gobierno tendría que liberar al disidente y establecer las condiciones de la estancia en Bolivia del médico cubano.

Albarracín comentó que las autoridades le manifestaron que Sanmartín estuvo involucrado en manifestaciones "antigubernamentales" en Santa Cruz, bastión de la oposición al presidente Evo Morales y donde grupos de la oposición denuncian la presunta actuación de agentes de Cuba y Venezuela en Bolivia y acusan habitualmente al mandatario de someterse a los dictados de Caracas y La Habana.

"El señor Sanmartino está en el país de forma ilegal, aparece en los medios de comunicación en diferentes coyunturas para denigrar al presidente Fidel Castro y también para entrometerse en problemas internos", declaró el portavoz de la presidencia de Bolivia, Alex Contreras, quien además calificó este asunto como migratorio, no como un asunto gubernamental.

"En un estado democrático todo ciudadano tiene derecho de pensar de distintas maneras. El Gobierno debería actuar de igual manera con Wálter Chávez, él también es refugiado peruano y se dedicó a trabajar activamente en hacer campaña política para el Gobierno", dijo el senador Oscar Ortiz, del principal partido opositor PODEMOS. Chávez, en la actualidad es uno de los asesores más próximos a Morales a quien la oposición acusa de tener asesores cubanos y venezolanos.

El dirigente de PODEMOS, José Antonio Aruquipa observó la detención y calificó la decisión como un abuso del Gobierno pues Sanmartino fue detenido sin orden judicial y sin la presencia de un fiscal. "Esto que está pasando (con Sanmartino) es una sumisión a Cuba", dijo.

Otro refugiado político cubano en Bolivia, José Antonio la Guardia, señaló que los cubanos tienen amparo legal de permanencia en Bolivia y lo sucedido pone en tela de juicio la validez de los convenios.

Por su parte, el embajador de Cuba en La Paz, Rafael Dausá, declaró a ATB que Sanmartino sería "un criminal acusado de estafa en Cuba". Pero Albarracín, sin embargo, dijo que en ese caso debiera haberse hecho el trámite de extradición. Agregó que la expulsión del cubano sentaría un mal precedente, ya que su integridad en la isla caribeña corre riesgos.