9 de noviembre de 2006

Bolivia/EEUU.- El embajador de EEUU en Bolivia pide al Gobierno que se esfuerce en la erradicación de la hoja de coca

LA PAZ, 9 Nov. (EUROPA PRESS) -

El embajador de Estados Unidos en Bolivia, Philip Goldberg, pidió ayer al Gobierno de Evo Morales que se esfuerce en la erradicación del cultivo de hoja de coca, informa hoy la prensa local.

Goldberg manifestó su preocupación por la gran cantidad de cultivos excedentes, pues aunque la ley permite hasta 12.000 hectáreas para el consumo tradicional --masticado y fines medicinales y rituales-- al momento habría unas 25.100 según la ONU.

El embajador dijo que este aumento en el número de cultivos se destina a la fabricación de cocaína. Esto, dice, es inadmisible para los Estados Unidos, recoge hoy el diario boliviano 'La Razón'.

Estados Unidos mostró ayer su preocupación por el incremento de cultivos de coca y pidió al Gobierno de Evo Morales que erradique las siembras. "No se puede controlar el narcotráfico sin hacer algo con el cultivo también, y para nosotros cualquier hoja de coca que se convierta a cocaína es inaceptable, y es un problema mundial y no es nuestro problema solamente", dijo Goldberg en clara alusión a las políticas del Gobierno de erradicación voluntaria en algunas zonas.

El presidente Evo Morales, máximo dirigente de los campesinos de coca de la región del Chapare, en el centro del país, señaló que en esa zona la reducción se hará de forma concertada con los agricultores y abrió las puertas incluso a la ampliación de los cultivos.

El embajador norteamericano dijo ayer en La Paz que "no se puede tener una política efectiva contra el narcotráfico sin controlar el cultivo de coca excedente".

"Nosotros tenemos una preocupación sobre la suma, la cantidad de hoja de coca, porque yo he dicho muchas veces que a nuestro juicio yo creo que es un juicio compartido aquí en Bolivia, (que) cualquier hoja de coca excedentaria resultará en cocaína", agregó.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, anunció que el Gobierno cumplirá con su meta de erradicar voluntariamente 5.000 hectáreas de hoja de coca este año en Chapare, aunque de momento no se han iniciado la reducción en otras regiones.

El Gobierno, mientras ya comenzó a erradicar los cultivos de forma forzosa en otras regiones cercanas a Chapare, como Parque Carrasco. Según un informe de Naciones Unidas del 2005 en el Chapare existen 7.000 hectáreas de coca, mientras que en los Yungas de La Paz la extensión es de 18.100 hectáreas. En esta gestión se tiene la meta de reducir hasta 5.000 has en el Chapare, mientras que en los Yungas la reducción apenas supera las 20 hectáreas.

A diferencia de las estrategias antinarcóticos de los anteriores Gobiernos, la del Gobierno de Evo Morales no contempla la erradicación, sino la reducción voluntaria en coordinación y acuerdo con las federaciones de productores de cocaleros.

Esta política tiene como eje la legalización del cato de coca, que es una extensión de 40 x 40 metros e implica 3.200 hectáreas en el Chapare. En los Yungas de La Paz, considerada zona tradicional por la Ley 1008, no existe consenso para aplicar el cato bajo el argumento de los productores de que esta región es considerada de producción legal y no se tiene extensiones por afiliado como en el trópico cochabambino.

La Unidad de Comercialización dependiente del Viceministerio de Coca y Desarrollo Integral reconoció que en el Chapare se produce anualmente 32,5 millones de libras de coca, de las cuales sólo 384.250 pasan por el mercado legal.

Sin embargo, el Gobierno está decidido a no retroceder en su política del cato de coca y, por el contrario, planteó en diferentes oportunidades una lucha antinarcóticos con el principio de "cocaína cero" y la revalorización de este cultivo para su industrialización e incluso exportación.

El ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, anunció el 21 de octubre una "ofensiva diplomática" para lograr respaldo en su objetivo de sacar a la hoja de coca de la lista de Sustancias Controladas de la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La política antinarcóticos contempla un estudio del mercado legal. El embajador estadounidense apoyó esta iniciativa que, según el Viceministerio de Defensa Social, requiere de una financiación de más de un millón de dólares (781.440 euros). La Unión Europea prometió parte de este dinero para realizar el estudio de mercado.

"Necesitan una encuesta, un sondeo aquí para determinar cuáles son los usos internos culturales, tradicionales, que necesitan ustedes (Bolivia), y después establecer algo y luego necesitamos trabajar conjuntamente, tratar de bajar el cultivo de coca también", sostuvo.

Goldberg dijo que la respuesta al narcotráfico debe tener una visión mundial y reveló que el consumo se incrementa mientras en su país tiende a disminuir, por lo que llamó a "trabajar conjuntamente para atacar este flagelo".

El consejero de la embajada estadounidense, Krishna R. Urs, dijo antesdeayer que el nivel de la cooperación económica antinarcóticos para Bolivia será definida por el Congreso en función a una evaluación de los resultados de la lucha contra este mal.