29 de diciembre de 2006

Bolivia/EEUU.- El partido Demócrata de EEUU quiere mejorar las relaciones con el Gobierno de Evo Morales

LA PAZ, 29 Dic. (EP/AP) -

El Partido Demócrata de Estados Unidos, que a partir de enero tendrá mayoría en el Congreso, quiere mejorar las relaciones con el Gobierno boliviano del presidente Evo Morales, según anunció el líder de la mayoría en el Senado, Harry Reid.

Reid y otros cinco legisladores se entrevistaron este jueves con el mandatario boliviano en el marco de una gira que incluye a Perú y Ecuador. Es la delegación estadounidense más importante que ha llegado a Bolivia desde que asumió Morales el poder.

"Yo elegí a Bolivia como primer país para visitar y vine porque sentí que nuestro país y Bolivia necesitan tener mejores relaciones", aseguró Reid en una rueda de prensa posterior al encuentro.

"Hay un nuevo liderazgo demócrata, pero estamos con la esperanza y el mensaje que llevamos a Washington no será un mensaje partidario, aquí estamos como demócratas y republicanos para ayudar a que Norteamérica aprecie el potencial de este país pequeño pero poderoso", añadió.

Los demócratas Kent Conrad y Ken Salazar y los republicanos Judd Gregg y Robert Bennett completan la comitiva que hoy, viernes, viajará a Ecuador.

Salazar, Demócrata de Colorado, señaló a la prensa antes de la entrevista con Morales, que tanto Estados Unidos como Bolivia, buscan "lo mismo, que es levantar al pueblo para que la gente pueda realizar la dignidad humana que merecen".

Los legisladores llegan en momentos en que los cultivos de coca han vuelto a tensar las relaciones entre La Paz y Washington tras el anuncio de Morales de incrementar de 12.000 a 20.000 las hectáreas legales para el cultivo de esta planta.

Reid dejó en claro que no hay cambios en ese aspecto de la política estadounidense. "La cocaína daña a nuestras sociedades y hemos llegado al entendimiento de que se va a hacer todo para erradicar lo que está demás (coca)", dijo.

Desde que asumió el gobierno en enero, Morales ha tenido una retórica antiimperialista y su cercanía a los gobiernos de Venezuela y Cuba es vista con recelo por Washington.

Además los dos países tienen pendiente una negociación para la firma de un acuerdo comercial que sustituya unas preferencias arancelarias en favor de Bolivia, que vencerán a mediados del 2007.