22 de febrero de 2006

Bolivia.- EEUU retira el visado a una senadora y dirigente cocalera boliviana

LA PAZ, 22 Feb. (EUROPA PRESS) -

Estados Unidos retiró hoy el visado de entrada a la senadora del Movimiento Al Socialismo (MAS) y dirigente cocalera Leonilda Zurita Vargas, muy cercana al presidente Evo Morales, en virtud de la ley de Inmigración y Naturalización de Estados Unidos, que prohíbe la entrada al país de personas que "hayan estado involucradas en actividades terroristas o pudieran intentar involucrarse en esas actividades que ponen en peligro el bienestar y la seguridad de los Estados Unidos".

La decisión de la Administración de George W. Bush fue comunicada oficialmente a la senadora, que tenía prevista un viaje la próxima semana a Miami para participar en una conferencia, a través de una misiva oficial firmada por el cónsul de Estados Unidos en Bolivia, Julie Grant.

Grant le indica a Zurita que "el motivo de esta carta es informarle que la visa de turista emitida el 14 de febrero de 1988, ha sido revocada desde el 27 mayo del 2004 por el Subsecretario Adjunto del Departamento de Estado para Asuntos de Visas, bajo la sección 212 inciso A3B de la Ley Inmigración y Naturalización de Estados Unidos", recoge la emisora local 'Fides'.

Así, en la carta se pide a Zurita que entregue su pasaporte a la sección consular estadounidense en La Paz para que se proceda la cancelación física del visado. "Si esto no sucede y usted y desea utilizar la visa para viajar a Estados Unidos le informamos que esta visa ya no tiene validez", aseguran las autoridades estadounidenses.

"CON DIGNIDAD"

Por su pate la senadora boliviana aseguró hoy que recibió con "dignidad" la cancelación de su visado de entrada a Estados Unidos y lamentó que ese país califique a los bolivianos como "terroristas".

La legisladora, de la etnia quechua y 37 años de edad, es además líder de la rama femenina de las Seis Federaciones de Productores de Coca del Trópico de Cochabamba y presidenta de la Federación del Trópico, sindicatos que luchan en contra de la erradicación de la hoja de coca.

En noviembre de 1999, Zurita fue detenida cuando regresaba de Estados Unidos, donde había participado en unas conferencias sobre la economía latinoamericana, la violación de los Derechos Humanos y el impacto negativo de la política estadounidense. Tras su arresto pasó una noche encarcelada, acusada de causar daños a una propiedad por valor de 38.000 dólares.

Posteriormente fue acusada junto a otros 43 cocaleros y líderes de movimientos sociales, de terrorismo en relación al caso de Francisco "Pacho" Cortés, activista colombiano de Derechos Humanos, arrestado el 10 de abril del 2003, junto con otros dos líderes cocaleros y dos niños, durante una operación antiterrorista del Ejército boliviano. El Gobierno de Bolivia acusó a Cortés de tratar de crear una facción del Ejército de Liberación Nacional de Colombia (ELN), de participar en las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), de narcotráfico y de fabricar bombas.

"Y si yo estuviera involucrada en actos terroristas debía estar en la cárcel pero nunca hubo pruebas de esas acusaciones", recordó Zurita.